Logo

≡ Menu
≡ Menu
Logo

Cadena para el chupete de Tous

Logo

No me gusta Tous. Os lo juro. Aborrezco al dichoso oso. Ya me perdonaréis a los que seais fans, pero a mí no me gusta nada de nada. También es verdad que quizás sean prejuicios y que Tous es algo más que un oso (bastante feo, por cierto), y que tiene joyas muy bonitas. Pero bueno, el diseño estrella de la casa que sepáis que me horripila. Digo esto porque, cualquiera lo diría cuando ve a mi hija. Lleva los pendientes de Tous y éste chupetero. Por supuesto, huelga decir que yo no se los he comprado. Los pendientes fueron un regalo de su madrina que se los compró con todo su cariño y esto fue algo que me regalaron cuando nació la niña.

portachupete-plata

Así que os podéis imaginar que persona con más prejuicios que yo, pocas. Cuando me regalaron el chupetero se lo agradecí a la que me lo obsequió pero no pensé que iba a ser tan buen regalo. Porque pese a que Tous y su oso no me gustan (¿ya lo he dicho antes?) este chupetero sí.

Lo mejor, con diferencia, que tiene esta cadena es que tiene UN AÑO DE GARANTÍA. ¡Ahí es nada! Es algo habitual en otros productos, pero en chupeteros es algo rarísimo. Ya os he contado en otras opiniones que he probado muchos. Normalmente duran las horas del fuego porque la pinza que se sujeta en la ropita del bebé tiene una horrible tendencia a romperse. He tenido de muchas marcas, colores, y hasta otro de plata de joyería y todos han muerto por el mismo sitio. La pinza, a tomar viento fresco, con lo que ya puedes tirarlo.

Actualmente sólo tengo dos, éste, que es el que le pongo cuando va más arreglada y otro de Heimess del que ya os hablé anteriormente. Son los únicos que han sobrevivido. El resto, caput. El de Heimess tiene la pinza de metal, con lo que no se rompe y éste aunque la tiene de plástico es bastante resistente.

Lo que os decía de la garantía, que me voy por los cerros de Úbeda. En el caso de un chupetero, es bastante interesante. Si se te rompe la pinza, te la cambian ¡yupi! Así que no sólo cubre los desperfectos que pudiera tener el osito, sino que también te sustituyen llegado el caso su “talón de Aquiles”.

Sólo lo he tenido que utilizar una vez. Al principio de regalármelo, la pinza se despegaba. No se partía, que es lo habitual, sino que se soltaba de la base y te quedabas con las dos piezas cada una por su lado. Lo pegué un par de veces y a la tercera decidí ir a Tous para que me lo arreglaran ellos. Se lo comenté a la dependienta y me explicó que por lo visto había salido alguna partida defectuosa porque había ido más gente de la cuenta con el mismo problema. Que lo ponía en el parte. A los quince días (tenían que mandarlo a fábrica) me llamaron y cuando fui a buscarlo resulta que me lo habían cambiado por uno nuevo. Desde entonces, ningún problema y la nena nació en septiembre del año pasado y estamos en junio. La pinza aguanta como una campeona y no se ha vuelto a despegar ni una sola vez.

Respecto a otros aspectos del chisme en cuestión, decir que lo que es la chapa con el osito está bañada en plata y es bastante pesada. No sé exáctamente cómo está hecha, pero tiene su peso. De todas maneras, esto no se refleja en la manera en que queda sujeto a la ropa; no se vence más de la cuenta ni noto grandes diferencias respecto a otros. Tampoco deja más marcas.

La cadena es de plástico blanco y está rematada por un arito en el que se cuelga el chupete. Éste es difícil de abrir por los niños, así que no hay problema, no lo sacarán de ahí. A mí me parece poco glamourosa, pero vamos, cumple su función. Por supuesto, huelga decir que tiene la longitud adecuada para que los críos no se ahorquen con ella. En todos los chupeteros siempre te dicen que para evitar ahogos no los hagas más largos por medio de añadidos. De todas maneras, no le veo mucho sentido ¡si así ya está todo el día barriendo el suelo con el chupete!

En cuanto a la plata, tiene alguna raya que otra pero nada de gravedad. A simple vista está muy bien, pero claro, si nos ponemos tiquismiquis pues se nota el uso. De todas maneras, teniendo en cuenta que lo usamos aproximadamente la mitad de los días, está muy bien, aguanta muy dignamente los envites de mi hija que está hecha toda una tunanta.

Yo no lo he hecho, pero estuve hace poco de kdd con un grupo de mamis y había una niña que lo llevaba grabado con su nombre. Es una buena idea, yo la verdad es que no he caído. Si no, igual lo hubiese hecho.

Así que pese a mi odio al oso, la verdad es que es un excelente producto. Para qué vamos a negarlo. Su estética me horripila, pero es tan resistente que me da igual. ¡¡¡¡ Sólo espero que no piensen que soy una más del club del plantígrado, o sea!!!!

Si te ha gustado dame +1



DÉJANOS UN COMENTARIO


1 × = cuatro

{ 1 COMENTARIO… escribe un comentario }

Logo