El otro día recibí un correo de mi amiga adoptante contándome que es más que probable que este verano tenga ya a su niña. Llevo tanto tiempo soñando con ella, con su Estrella, que el día que sea verdad y la tenga entre sus brazos voy a ser la persona más feliz del mundo. El caso es que yo soy su asesora de puericultura (¡pobre desgraciada!) y me preguntó qué narices tiene que comprar una persona que va a adoptar para su futuro hijo.

Me pareció una pregunta interesante, porque lo cierto es que no tiene mucho que ver un bebé recién nacido con un niño de dos años y supongo que muchos futuros padres se preguntan qué tienen que comprar para no acabar con la casa llena de trastos innecesarios. Así que ¡vamos allá!

EL DORMITORIO

Lo primero que nos tenemos que plantear es ¿dónde queremos que duerma nuestro hijo? ¿En su habitación o con nosotros? En el caso de que nos decantemos por el colecho existen un montón de opciones. Aquí tenéis una serie de cunas pensadas para adosarse a la cama de los padres.

Si vamos a ponerlo en su habitación las opciones son infinitas. En principio deberemos descartar el comprar una minicuna (porque como mucho se puede estirar hasta los 6 meses del niño únicamente) y deberemos decidirnos por una cuna ya grande.

Me preguntaban si era una buena opción una cama convertible. Esto es cuestión de gustos, y a mí no me van. Si sólo vas a tener un hijo la de aquel pero si son dos ¿que haces, compras dos convertibles?. Y luego está el que a mí me gustan mucho más los muebles adaptados para cada época de su desarrollo. Las cunas de las convertibles me parecen demasiado grandes y los escritorios en los que se convierten demasiado pequeños. Prefiero comprar un mueble adecuado a mis necesidades reales en vez de algo tan genérico. Pero como digo, es cuestión de gustos.

Para mí la mejor opción es comprar una cuna y no empeñar un riñón en su compra. Las cunas se pueden utilizar como mucho hasta los dos años del niño, y normalmente se les acaba pasando a la cama bastante antes. Ninguna de las mías han aguantado hasta su segundo cumpleaños en la cuna. A Aldara la pasamos a la cama con 18 meses, básicamente porque ya no cabía, y Mencía creo que no durmió nunca en ella. Es más, Mencía tampoco ha dormido en cama con barrera, ahora que lo pienso. Estaba tan hecha a dormir con nosotros que ni ha necesitado barrera ni se ha caído de la cama.

Así que gastarse 600 euros en una cuna para mí no es una opción, ni para hijos biológicos ni para adoptados que llegan más tarde. Existen muchas marcas bastante bien de precio y al final, una cuna es una cuna. No la vais a llevar en brazos, no la vais a mover más de lo estrictamente indispensable, así que mientras sea resistente y más o menos bonita da lo mismo una que otra.

Hay varias marcas muy consolidadas en España como Takata (que me gusta mucho porque es una marca muy “limpia”, sin colores estridentes), Micuna, Trama… no sé. Cualquiera os puede servir.

Para el resto del dormitorio también tendería al minimalismo. No me compraría jamás un mueble con bañera porque me parecen incomodísimos. ¿Cambiador? tampoco. Me compraría un cambiador como este que veis aquí abajo (en concreto éste es de Mothercare y cuesta 23,90 euros) que es muy cómodo, tiene los laterales con forma para que no se os vaya el niño de un lado a otro y a correr.

Se puede poner en cualquier cómoda que tengáis o encima de la cama y tiene una vida útil bastante larga. Haceos a la idea de que hasta el año y medio / tres años vais a estar con los pañales de día. Con tres años no os hace falta esto ya, pero hasta los dos años viene bien y no es una cosa cara. Y si queréis pasar, podéis hacerlo perfectamente: unas toallas encima de la cama y fiesta.

El armario, depende. Si tenéis un armario en esa habitación, dejadlo. Y si no comprad uno pero con vistas a futuro. Estos armarios de liliput para los dormitorios infantiles son preciosos (no digo yo que no), pero en cuatro días ahí no te cabe nada. Y no estamos hablando (al menos yo) de gente con presupuestos infinitos. Estamos hablando de gente normal que intenta aprovechar las cosas lo máximo posible y racionalizar el gasto.

Es mejor intentar que saltarnos ese primer dormitorio de “bebé-bebé”. Si ya en el caso de hijos biológicos no dura nada, en el caso de niños adoptados que vienen a nosotros con una edad, duran menos aún. Pasad esos pocos meses como podáis. Decorar con telas, con vinilos, con alfombras (a mí me gustan, aunque hay quien no es muy fan), haced que sea un ambiente cuqui pero con cosas baratas y reemplazables. Es mejor comprar una cuna normalita y luego ponerle un edredón chulísimo, un vinilo en la pared genial y dos cuadros  superpersonales que no dejarnos un pastón en la cuna y pasar luego de estas cosas. Pensad que a los 2 años y pico los niños duermen en su camita y que a los 4 o 5 empiezan a necesitar una mesa y muchas estanterías. Son muchos cambios de mobiliario, así que intentad que sean cosas que se adapten, o bien no tremendamente caras para que no nos haga “duelo” cambiarlas.

¡Seguimos mañana!

1 Comentario

  1. Desde mi experiencia es complicadisimo amueblar la habitación antes de recibir asignación.
    Primero, no sabes si será chico o chica y tampoco sabes si será un bebe o tendra 3 años, lo normal es tener un CI para un bebe de 0 a 3 años.
    Ese era nuestro caso y claro preparar una habitación con esos datos, era imposible, de no ser que prepararas algo muy generico.
    Yo no compre nada, guarde en el trastero, todo lo de mi sobrina, ropa, carro, etc……..al final no me sirvio nada.
    Nos llamaron un viernes para decirnos que fueramos un lunes, el lunes nos dijeron que teniamos un niño de 8 meses, el martes firmamos la aceptación y el miercoles lo conocimos y nos lo llevamos a casa. El lunes por la tarde elegimos papel para la pared (uno de coches, precioso), pintura y todos los muebles en el Ikea. El martes, mi padre y mi suegro llegaron muy pronto a casa y pintaron y empapelaron la habitación, por la tarde compramos la silla del coche. Mientras una de mis amigas compraba todos los articulos necesarios de bebe (pañales, jabones, cremas, tijeras, biberones, chupetes, etc………….), otros varios de nuestros amigos nos traian a casa bolsas enteras de ropa, para que no tuvieramos que correr los primeros días y el miercoles a las 8 de la mañana, muy nerviosos, pero con todo arreglado, fuimos a conocer a nuestro hijo.
    Así que mi consejo, es no preparar nada, da tiempo de sobra, te lo aseguro. Cuando tengas muchas ganas de comprar cosas, compra libros, que eso le vale siempre, una mantita para el carro, yo tb. compre el saco del carro (el carro, tenia el de mi sobrina), etc…..
    Menudo rollo he soltado, pero me ha parecido que mi experiencia podria valerte de algo.

    • Por fin puedo decir: Gracias!
      He leido muchísimos blogs con posts interminables de listas para la llegada del bebé (biológico) y siempre he dejado un comentario con la propuesta de hacer otra para los bebés adoptivos.
      A mi me vienen bien las dos listas pues he optado primero por adoptar pero no descarto un emabarazo. Pero es verdad que es mucho más sencillo encontrar listas “tradicionales” que listas como esta.
      Seguiré leyendo atenta las próximas entradas y tomando nota. Para cualquier cosa dejo mi e-mail.
      Gracias de nuevo!

  2. En cuanto al cambiador totalmente de acuerdo. Yo desde que soy mama soy fan de los empapadores de farmacia, los colocas en cualquier sitio, puedes llevar uno en el bolso o la maleta y cuando se ensucian, a la basura, una cosa menos que lavar.

    No viene muy a cuento, pero también son súper útiles las bolsas de congelados, para guardar piececitas de los juguetes, separar zapatos y ropa interior en la maleta, etc…

    • Ostras, sí! Se me olvidó comentar lo UTILÍSIMOS que son los empapadores ¡¡¡son el mayor invento del mundo!!!! completamente de acuerdo contigo!!!!

    • No hace falta ni que sean de farmacia! En Eroski yo compre unos baratos y que dan muy buen resultado. Y en Mercadona hay unos cambiadores de usar y tirar (que se pueden utilizar más de una vez…) que son fantasticos para llevar en la bolsa del cochecito, cuando se sale de viaje, etc…
      Gracias por ayudarnos con todas tus ideas!

  3. ¡Qué ilusión! Me siento como si me hubieran dedicado las páginas centrales del Superpop, poster incluido!

    Propongo humildemente que la gente sugiera temas a nuestra amiga Sara, porque de preguntas sencillas ella saca petróleo, con respuestas concienzudas y, sobre todo, muy útiles.

    Como te dije, pido gustosa y acepto consejo de las madres que conozco y cuyas ideas sobre la “maternidad minimalista” comparto. Tal vez te interese saber que la persona más prąctica que conozco me ha dicho que encargue un colchón bueno para la cuna, aunque luego me compre la más sencilla “La gente se gasta 400 pavos en una cuna con patos y conejitos y luego le mete un colchón de oferta ¡Error!”.

    Los empapadores no sé ni lo que son, pero investigaré. Espero la próxima entrega de este serial con más ganas que el último capítulo de “Smash”. Con eso te digo tó.

    ¡Gracias!

    • Ah! los empapadores son esto que se pone en las camas de los abuelos por si se les escapa el pis. Bueno, de los abuelos y de los niños… son de algodón y se pueden comprar en las farmacias, carreflús y sitios así

  4. Ya le puedes decir a tu amiga que me alegra enormemente que este verano ya llegue Estrella. Y le dices también que hace unas semanas le escribí un mail y no me ha dicho nada 🙁
    Ah, y que comparto tus consejos y el que le dieron a ella, más vale una cuna barata (las de Ikea están la mar de bien y sale tiradas de precio, la nuestra además es de segunda mano y como nueva) con un buen colchón (de látex el nuestro, de segunda mano, pero estupendo como el primer día).
    Yo también soy de gastar poco en estas cosas, con poco presupuesto y buenas ideas te queda una habitación preciosa. Luego ya bastante la tendrás que adaptar así que mejor no dejarte empeñado un riñón.

  5. Yo a mi peque le puse en la cuna un colchón que cogí en el Carreflus que parecía un colchón de cama grande pero en mini (por lo grueso y firme que es). No me convencían esos colchones finitos de los almacenes jugueteros… Pero claro, luego me encontré con que tenía que comprar sábanas de 150 porque las de cuna tradicional no me entraban… pero no me importó.

    Los empapadores son estupendos y yo cuando estuve en el hospital me llevé unos cuantos “prestados” (cuando mi primer hijo) y aún tengo para mi segunda nena, son superprácticos!!!

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí