La decoración ha cambiado de unos años a esta parte. Cuando nació Aldara se llevaba pintar las paredes de colores chillones, utilizar cenefas y los motivos infantiles muy obvios. Los osos. Estaba todo lleno de osos horrosos. Con los años han evolucionado las cosas y se llevan las paredes de colores claros (especialmente blancas), el estilo nórdico y están volviendo con fuerza los papeles pintados.

Esto último me daba terror. ¿Y si me canso? ¿Y eso no será difícil de poner? ¿Y no agobia mucho? Lo cierto es que creo que cada vez me vuelvo más osada y estoy a favor de dejar prejuicios y lanzarme. Por el momento he empezado por lanzarme y decorar el mueble de mi salón para quitarme el miedo ¡y vaya si lo he hecho! ¡Ahora creo que pondría papel pintado en cualquier sitio!

¿Dónde poner el papel pintado?

La verdad es que es importante saber qué queremos conseguir y cuál es el efecto que queremos que tengan en nuestra habitación. Si queremos que el papel pintado sea el auténtico protagonista podemos permitirnos el lujo de elegir uno con motivos grandes y vistosos. Si mantenemos el resto de la estancia con tonos neutros o con leves pinceladas de color en los complementos puede quedar realmente bonito. ¡Pero es esto es para valientes!

En caso de que queramos empapelar toda la habitación deberemos escoger motivos más pequeños y fondos más neutros para que no recargue. No es el momento de rememorar la Inglaterra victoriana y llenar todas las paredes de flores; actualmente si nos decantamos por empapelarlo todo existen otros motivos más a la moda. También tenemos la opción de empapelar una pared con un motivo y el resto con papeles pintados complementarios.

Personalmente soy muy fan de combinar papel y pintura. Me gusta utilizar el papel en un paño de la pared pequeño pero muy visible, o incluso cubrir las puertas de los armarios con él. Creo que hace que las estancias sean muy especiales.

¿Y qué papeles elijo?

El dormitorio infantil puede “añoñarse” con una facilidad pasmosa ¡y no es necesario! Existen opciones geniales y que se salen de lo más convencional, cosas que aguantarán bien el paso de los años y que lo mismo pueden encajar a niños más pequeños que a más grandes.

papeles pintados blanco y negro

Papeles pintados en blanco y negro

Pese a que el negro es un color que da un poco de respeto para el dormitorio infantil lo cierto es que hay cosas maravillosas y nada macarras (si es eso lo que nos preocupa). Cualquiera de las propuestas de aquí arriba resultan encantadoras, son muy modernas y tienen su punto divertido. Además el negro tiene una gran ventaja y es que admite complementos en cualquier color y no nos condiciona nada el resto de la decoración.

papeles pintados con motivos geométricos

Papeles pintados con motivos geométricos

Los motivos geométricos son estos momentos uno de los patrones más de moda. La ventaja es que pasan poco de moda y que podemos elegirlos en un montón de colores y formas. Personalmente creo que quedan divinos y además no chocan en absoluto con la moda nórdica, que utiliza tintas planas y motivos geométricos bastante puros. ¿A que no tienen nada que ver con los motivos geométricos tradicionales que tenemos en la cabeza? Son muy especiales.

papeles con animales

Papeles con animales

Los papeles pintados con animales son un clásico. No es la tendencia que más me gusta a mí pero sí que es verdad que hay mucha gente a la que le encanta ¡Y por qué no! Tenéis papeles más realistas, más discretos, más de cómic, más tradicionales… hay cosas realmente magníficas y sólo hay que encontrar nuestro estilo propio.

papeles pintados a la ultima moda

Papeles a la última moda

¿Sois de los que os habéis vuelto locos con el flotador del flamenco? También podéis optar por esos motivos cuquis que se llevan actualmente y que nos hacen suspirar. A mí algunos personalmente me encantan y aunque posiblemente aguanten de moda menos tiempo ¡qué narices! ¡Si nos gustan, adelante!

Otras opciones además de papel pintado

Todos estos papeles que veis aquí arriba son de Pixers, una tienda online que me tiene enamorada porque tiene todas las opciones del mundo y alguna más. Constantemente están renovando su catálogo y la verdad es que lo complicado es decidirse. Estos papeles además no necesitan cola sino que son adhesivos, lo que facilita enormemente la colocación.

Además de papeles pintados tenéis otras opciones con otros acabados como los fotomurales que pueden ser adhesivos, encolados e incluso lavables.

La verdad es que las opciones son abrumadoras y a cada cual más bonita ¿por qué ser conservadores cuando podemos personalizar nuestros espacios tanto? 

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí