Cuando en 2003 Stokke lanzó el Stokke Xplory muchos arrugaron el ceño porque realmente era un carrito de lo más extraño y con un diseño que se alejaba mucho de lo que era habitual. Hoy en día, siete años más tarde, el cochecito sigue en el mercado y cada vez son más los adeptos a este diseño escandinavo.

Stokke Xplory 02

Xplory sigue siendo un carrito que se ama o se odia. Hay tantos fans como detractores, pero claro, para gustos los colores y está claro que cubre un interesante nicho del mercado. Y realmente hasta el lanzamiento del Joolz Bloom (ahora llamado Day) no ha habido nada que tuviera un concepto parecido.

Stokke Xplory 01

¿Cuál es el punto fuerte del Xplory? Sin duda la altura a la que va el niño, muchísimo más elevado que en cualquier otro carrito. Es una altura regulable (concepto que han exportado a la trona Trip Trap) y que permite colocarlo igual de bajo que cualquier otro pero mucho más alto que ninguno. Esto favorece la comunicación entre la madre y el bebé, como podemos ver en la fotografía. Como dicen ellos, además, los niños no tienen porqué ir viendo las piernas de los adultos y al colocarlo a una mayor altura tienen un campo de visión mucho más alto. A pesar de que yo no me cuento entre las fans del Xplory (sin que me disguste, no es eso, es más que para mis necesidades no se adapta), sí que es cierto que he observado al llevar repetidamente a mi hija en un fular que a los niños les encanta ver la vida desde una altura más elevada. Mi hija en el fular está mucho más feliz porque ve muchas más cosas. Y en Xplory debe ser algo similar.

Stokke Xplory 05

Así mismo es un carrito muy cómodo para los niños. Es regulable en profundidad, lo que lo hace igual de adecuado para niños más mayores que están tan confortables como los bebés. Son muchas las maneras en las que podemos configurar el Xplory para adaptarnos en todo momento a las necesidades cambiantes de los niños, porque además, al aguantar hasta casi 20 kilos de peso, podemos utilizarlo durante muchísimo tiempo. Podemos acoplar un capazo (no homologado para el automóvil), colocar la silla mirando hacia delante o hacia la madre, reclinarlo en tres posiciones, una de ellas casi tumbada, y ajustar el reposapiés.

Stokke Xplory 04

Una de las cosas más llamativas es el manillar, de forma ovalada y regulable en altura. El Xplory viene de escandinavia, donde la altura media es más elevada, así que es un carrito especialmente adecuado para los padres altos. Se asemeja casi a un volante y será nuestro aliado a la hora de conducir el carrito allá por donde vayamos. Por contra, tendremos grandes problemas a la hora de colgar las bolsas si vamos de compras, aunque para eso están los cuelgabolsas que nos pueden sacar de un apuro.

Para mí uno de los puntos más flacos del carrito es precisamente la capacidad de carga de bultos del carrito. Es cierto que se le puede poner una cesta en la parte inferior, pero no me convence nada su configuración. En la parte inferior también se puede acoplar un bolso maternal porque uno convencional es difícil de poner. Para mi gusto es una de las cosas más flojas que tiene.

El otro punto débil que le encuentro es el plegado. Como podemos ver, esto en un Ford Fiesta o en un Seat Ibiza no cabe ni de coña. O tenemos un coche grande o no va a haber manera de meterlo. O quizás si que lo metamos, pero no meteremos nada más, con lo que no es plan. Xplory no es un carrito para automóviles pequeños.

Stokke Xplory 03

Más cosas interesantes… el cochecito se puede poner sólo con dos ruedas con facilidad, lo que es muy útil si hay que subir escalones. No da para subir ocho pisos, pero si es poco lo que tenéis que subir está muy bien. Por contra, carece de suspensión extra y pesa bastante.

Los textiles son de neopreno, lo que los hace muy agradables al tacto. La colección de colores es estupenda también.

Más información

5 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.