Normalmente suelo leer el Heraldo de Aragón, el periódico más leído (con permiso del Marca) en mi tierra. Pero esta noticia se me pasó ¡pero para esto están las lectoras.

Cuando yo daba el pecho, la verdad es que no tenía problema en hacerlo allá donde me pillara. No tuve ningún problema en sentarme en bancos, en hacerlo en cafeterías y la verdad es que jamás me sentí mal mirada por nadie. ¡Y como os digo, no me cortaba un pelo! En realidad, con la mayor que tomaba biberón sí que percibí más miradas de reproche. No sé si es lo habitual o no, pero os aseguro que en mi caso notaba que miraban peor con el biberón que con el pecho. Pero bueno. En ambos casos mis hijas tenían que comer, así que simplemente lo hacía y que los demás pensasen lo que quisieran.


Pero me gusta esta idea, aunque creo que yo no la hubiese utilizado. La red 3 y más, de familias numerosas de Aragón, ha sacado el primer punto de lactancia de sus instalaciones. Está situado en el restaurante La Mafia se sienta a la mesa en sus instalaciones en la calle Casa Jiménez, en pleno centro de la ciudad. Un espacio preparado para que cualquier madre (no necesariamente cliente) pueda entrar a utilizarlo cuando quiera. ¡Qué fenomenal! Si alguien lo necesita, ahí está, con todas las comodidades. Es la antigua sala de fumadores del restaurante que ha sido reconvertida para este fin.

La idea es que esto no se quede en algo aislado sino que más sitios se sumen a la iniciativa, no sólo en Zaragoza sino en toda España. Aunque mi sala de lactancia era el mundo (como rezaba una bolsa que tuvo muchísimo éxito de nANUFACTURE) me encanta que se ayude a quienes prefieren acudir a lugares más específicos.

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.