lunes, septiembre 28, 2020
Ocio Probando las muñecas Lalaloopsy

Probando las muñecas Lalaloopsy

Mi madre y yo solemos tener gustos bastante parecidos en casi todo… rara es la vez que me gusta una cosa que a ella no ¡Será cuestión de genes! Pues precisamente en una de las cosas en las que diferimos es en nuestra apreciación sobre estas muñecas. A mí me encantan y a ella no le dicen absolutamente nada. Es más, estuve a punto de comprarle una para reyes a Aldara, pero la cara que puso mi madre me hizo desistir. Así que me ha hecho mucha ilusión que me eligieran en Bloguzz para probarlas porque esta vez ¡no hemos tenido excusa!

Probando Lalaloopsy

Las Lalaloopsy son unas muñecas de estética peculiar: o te encanta o te parecen feísimas. La historia que cuentan es que fueron hechas de retazos y al darles la última puntada tomaron vida… y es por eso que tienen este aspecto de manualidad, pero de plástico, claro.

Mi dilema existencial es que se supone que en Bloguzz tienes que probar las cosas para luego opinar. Pero claro, a estas alturas de la película, yo lo que quería era un regalo más para Reyes. ¡Menos mal que ha venido Mencía con su memoria de pez a ayudarme en el trance! La hemos sacado, la hemos probado…. y luego la hemos vuelto a empaquetar para que llegado el día vuelva a ser una sorpresa. Afortunadamente con sus dos años no se va a acordar… y en el caso de que se acordara como habla bastante poco seguro que su hermana no entiende lo que pueda decir. (Aquí va una risa maléfica)

Una de las novedades para este año son las Lalaloopsy Silly Hair, que tienen las coletas moldeables. La que nos han enviado a nosotras es el modelo Ace Fender Bender, una de los nuevos modelos de su colección. Sinceramente de todas las que tienen es la que menos me gustaba así a priori, pero no lo leáis esto como una queja ¡yo agradecidísima! Simplemente, es que me encantan las Lalalopsy más femeninas. Como podéis observar en la foto, a Mencía le ha encantado y eso es lo que cuenta.

Ella lo primero que hace con todos los muñecos es desvestirlos. Manías de cada uno. La prueba la pasa: en dos segundos ya estaba en pelotas como está mandado. Desnuditas son muy peculiares porque tienen la cabeza tremendamente grande (y muy pesada, por cierto) y las piernecitas como si fueran palillitos. Esto está genial para cogerlas. Yo pensaba que el peso de la cabeza iba a ser un inconveniente, pero me da la sensación de que no. Como la cabeza es tan enorme, apoya genial sobre el bracito y la niña la llevaba y traía con muchísima facilidad. Tiene un tamaño bastante apropiado para niñas de su edad porque no resulta ni demasiado pequeña ni demasiado grande.

A mi hija le ha gustado mucho y a mí también. Se ve de bastante buena calidad y muy resistente, que no es poco.

Además de la muñeca en el paquete venía esta mochila. Para ella es un poco grande, pero no importa: Mencía adora transportar cosas y los bolsos, bolsitas etc le rechiflan. La hemos metido ahí antes de envolverla de nuevo porque eso sí ¡¡¡¡el embalaje de la muñeca es de los que hacen sudar!!! No os preocupéis que soltarse no se va a soltar ¡¡¡santo dios, la de celos, cintas, embalajes etc que llevaba aquello!!! Nos ha costado dios y ayuda liberarla y cuando por fin lo hemos conseguido me he dicho que ni de coña volvía a meterla en la caja.

Todas las Lalaloopsy vienen con una mascota. En este caso era un mono bastante gracioso. Tienen un precio de unos 25 euros y podéis comprarlas, por ejemplo, en Toys’r us. No me parece un producto especialmente caro (y teniendo en cuenta que Toys no es precisamente barato, seguro que podéis encontrarlas más baratas aún) y así con el embalaje y tal es bastante vistoso, digamos que parece valer más dinero del que cuesta en realidad ¡algo que no está nada mal!

Además de todo esto venía también una Mini Lalaloopsy a la que sí que no he hecho foto, pero viene a ser como ésta. El tamaño, para que os hagáis a la idea, como un Pin y Pon de los nuevos, así que a Aldara seguro que le gustan para jugar en sus casitas y demás. Vienen con bastantes accesorios y cuestan 6,99 euros. Una vez más, parece que cuestan más de lo que valen, así que está fenomenal.

Como digo, o las amas o las odias. A mí me ha hecho mucha ilusión tener una y la cara de emoción de Mencía no tiene precio…

Artículo anterior¿Harta del patinete?
Artículo siguienteCuentos de luz para esta navidad
Walewskahttp://www.mamisybebes.com
Madre de dos niñas. Gafapastas. Cuqui de barrio. Me gusta tomarme la vida con humor. Cuando tengo un rato libre me abro un blog. Escribí Relaxing Mum of café con leche. Me gusta andar descalza, creo que los postres sin chocolate no son postres y soy compulsiva en todo lo que hago.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

veinte + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe las entradas por email:

49,266FansMe gusta
14,785SeguidoresSeguir
7,193SeguidoresSeguir