domingo, enero 19, 2020
Bebés Lista de compras para adoptantes (III) - En casa

Lista de compras para adoptantes (III) – En casa

Ya hemos hablado de las cosas que hacen falta para el dormitorio y para el paseo. Así que hoy vamos a hablar de las pequeñas cosas que nos quedan colgando.

Para bañarlo, salvo que sea un bebé muy bebé no nos hace falta una bañera de las típicas con cambiador. Si el bebé que hemos adoptado pasa de los 5-6 meses se podrá sentar casi con toda seguridad, así que no hace falta que nos gastemos un pastón en una bañera específica para recién nacidos.

EN EL BAÑO

Yo sin duda me compraría la bañera Lättsam de Ikea, si tenéis uno cerca. Con Aldara no lo tenía así que nos apañamos con otra cosa, pero para Mencía nos vino fenomenal esta bañera.

 

Vale: estoy con vosotros en que no es la bañera más preciosa del mundo mundial. La mía es azul transparente, que me parece un poco más mona. Pero no sé si os habéis fijado en el detalle de que cuesta menos de 6 euros. Es grande, espaciosa, te aguanta hasta que los niños son bastante mayores y sobre todo, cuando ya no la usas como bañera es fantástica para utilizarla como cubo para sacar la ropa a tender. Más barato y útil, imposible.

EN LA COCINA

A mí las tronas me encantan, ya lo sabéis. Volvería a recomendaros la Nuna, que es la mía, pero me quedaré en una recomendación en genérico: compraos una trona evolutiva. La que más os guste. Hay muchos fans de la Stokke (que es la que aparece en la foto), pero lo mismo me da que me da lo mismo. Una trona evolutiva os va a servir mucho más tiempo y no es mucho más cara.

O si no, siempre tenéis la opción de ahorrar comprando estos dos productos de Ikea:

Trona Antilop por 12,99 euros, y Silla Urban por 34,99 euros = total: 47,98 euros. Más barato imposible. Tenemos una trona para cuando es un bebé y luego una silla alta para cuando es más mayor. Y oye, apañado por cuatro duros.

Una cosa que yo tal vez me compraría si fuera a adoptar es la Babycook o similares (hay varios productos que hacen la misma función de distintas marcas, aunque el de Beaba fue el primero). Si tiene menos de un año os vendrá bien para hacer purés etc. Me imagino que si las que nos vamos sumergiendo en esto de la maternidad poco a poco y vamos haciendo las cosas progresivamente vamos un poco perdidas, las que de un día para otro son madres y tienen que apañárselas lo irán más, sobre todo al principio. Así que un chisme como este nos puede echar bastantes manos y puede ser una cosa interesante. Además, cuando vuestro hijo ya no tome purés tiene múltiples aplicaciones. Mi cuñada sostiene que es un regalo genial para la gente mayor. Pueden hacerse sus purés o cremas sin encender fuego y sin peligro. Mis cuñados, por ejemplo, la utilizan para hacer la ensaladilla rusa porque un par de raciones se hacen en un pis pas y sin manchar tan apenas. ¡Y así me gusta a mí, cosas que se puedan reutilizar!

Por supuesto, señores padres adoptantes: olvídense de esterilizar. Sean muy limpios y cuidadosos, mantengan unas normas de higiene básicas, pero su hijo probablemente estará curado de espanto. No hagamos el idiota.

Y POR RESUMIR

Como le diría a cualquier padre: gastad, pero con conocimiento. No hacen falta realmente muchas cosas para un bebé o un niño pequeño. Tendemos a pensar que sí, pero no es cierto. Compremos con medida, sabiendo más o menos la edad del niño que vamos a tener y esperemos. Muchas de las cosas se pueden comprar a posteriori. Esperad.

Eso sí, el consejo que le di a mi amiga. Ahorrad, no compréis cosas innecesarias. Pero daros un gusto. El que sea y que os podáis permitir. Lleváis mucho tiempo esperando a ese niño, soñando con abrazarle, con ganas de tenerle con vosotros. Os lo merecéis. Compradle algo no con la cabeza sino con el corazón, porque os gusta y aunque tal vez no sea lo más práctico del mundo os hace ilusión. Ésta es tan importante como la razón.

Y enhorabuena. Vosotros y vuestro hijo habéis tenido mucha suerte de encontraros.

Walewskahttp://www.mamisybebes.com
Madre de dos niñas. Gafapastas. Cuqui de barrio. Me gusta tomarme la vida con humor. Cuando tengo un rato libre me abro un blog. Escribí Relaxing Mum of café con leche. Me gusta andar descalza, creo que los postres sin chocolate no son postres y soy compulsiva en todo lo que hago.
  1. Tú empezaste a escribir sobre productos infantiles con el único fin de ayudar. Luego vino el blog, pero tu objetivo sigue siendo el mismo, así que sñe que te gustará saber en qué forma concreta cómo me has ayudado:

    * me has ahorrado pasta, o las dudas sobre si merece la pena gastarla.

    * me has evitado mil viajes por distintas tiendas y, como me conozco, me has evitado tentaciones.

    * me has orientado perfectamente sobre qué silla merece la pena. Como veía a todo el mundo con el bugaboo pensaba que era mejor, por eso y por la opción de avanzar con la niña mirando hacia mí. Ahora sólo me queda comparar las sillas de EEUU y la Nuna, que me tiene muy convencida. En eso ya me ahorro más de 300 euros en la silla de paseo.

    * me has descubierto, de rebote, la trona de Nuna, que me gusta mucho más que las que propones en el post de hoy. La de IKEA es práctica y la he visto en uso, pero es sosa a rabiar.A la de Stokke le veo la pega de que un adulto puede tropezarse con la parte horizontal de las patas. Cualquiera que tenga en su casa algún mueble de patas planas sabe que están inventados por Satán.

    * me ahorro el esterilizador y también el preparador de purés porque tengo Thermomix. Tu aparato parece más fácil de lavar, pero teniendo el otro voy servida.

    * compartiendo con tanto cariño mi espera, no sólo me animas, sino que facilitas que me lleguen consejos y buenas palabras de mucha gente.

    * me quedo también con el consejo de que compre alguna cosa sólo con el corazón. Creo que lo voy a aplicar al empapelado de la pared y a una alfombra rebonica, pero ya te dirá en qué queda mi plan. En mi casa tenemos pintura normal, pero recuerdo perfectamente lo bien que me hacía sentir el papel pintado de mi habitación cuando era niña (mira, aquí tienes un tema a tratar).

    ¡Qué poco se imagina Estrella la expectación que genera! A quienes lleguéis a este post porque estáis metidos en una espera que parece interminable, pensad que algún día miraréis a vuestro lado y veréis un niño que ha crecido que os hará pensar en cómo ha volado el tiempo. Ya está volando ese tiempo. Ya estáis más cerca.

    Muchísimas gracias, amiga.

  2. Mis padres hicieron 2 cosas: les regalaron a mi hermano y a mi cuñada la Thermomix cuando se casaron pensando en sus futuros nietos (mi hermano y su pareja casi no saben cocinar) pero es una pasta. Pero claro, son los purés del primer año, las lentejas, los garbanzos, el puchero… Vaya, que querían que les puedan dar de comer bien sin complicarse mucho la vida durante toda su infancia.

    Y eligieron esta trona de Ikea http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/60132663/#/20145059 que es más cara que la básica, dentro de lo baratísima que sigue siendo, pero es más blandita para el bebé y es plegable, con lo que también se la llevan cuando vamos de comida familiar. Aún así estoy contigo en que una trona evolutiva tiene mucha más vida útil y no tienes que andar cambiando unos cacharros por otros, pero para una 2ª vivienda o unos abuelos canguro puede ser una solución muy buena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe las entradas por email:

49,191FansMe gusta
14,888SeguidoresSeguir
7,299SeguidoresSeguir