Bugaboo by we are handsome      

Os lo confesaré: a mí me pasa como a Aldara. Jugar a mamás y a papás y a cosas de éstas me ha aburrido toda la vida. Hasta cuando tenía edad de que me gustara. Yo sí que he jugado con juguetes (sobre todo con cosas de las que podía tener muchas de cada, sobre todo clicks (AKA playmobil), barriguitas y Nancy. Porque tenía muchas. Pero a mí lo que realmente me divertía y con lo que me podía pasar las horas muertas era con los juegos de mesa. En el camping donde pasaba las vacaciones de verano teníamos una colección ingente de ellos y hemos jugado a una auténtica barbaridad de cosas. Me divierte mucho.

A mis hijas los juegos de mesa también les gustan mucho. Y tenemos unos cuantos. Imagino que además la tendencia será a tener más porque se puede jugar en familia y son divertidos. Hoy os cuento las cosas que tenemos por casa.

Sillas Falomir

Sillas, de Falomir Juegos

Este es un juego que alguien (Reyes, Papá Noel, cumpleaños… le trajo a Aldara). Y ésta ignoró totalmente. No le hizo ni puñetero caso. Pero nada de nada de nada. Se trata de apilar un montón de sillas, 24 concretamente, en una montaña utilizando una como único apoyo. Es bastante complicado. Yo de hecho no lo consigo ni de casualidad.

Pero, para que te fastidies, la que es una virtuosa es mi mico de cuatro años. Mencía es una auténtica fiera. Colgué en facebook un vídeo de como ella iba colocando las sillas con una facilidad pasmosa hasta acabar con las 24 perfectamente apiladas. Y no es que lo haga de casualidad ¡no! ¡La tía lo consigue un montón de veces! A Mencía le encanta jugar a esto. Y tiene muchísima facilidad para hacerlo.

Si queréis comprarlo podéis hacerlo aquí. Les gustará a los niños a los que les gusten los puzzles, que tengan paciencia y capacidad espacial. Para toda las edades.

Swingolo Djeco

Swingolo, de Djeco

Este es uno de los juegos de Mencía. Lo tenemos desde hace años y es un juego adecuado para niños de 3 años más o menos, aunque pueden jugar niños más mayores sin problemas.

La mecánica no es complicada: se trata de tirar el dado y colocar en equilibrio sobre la flor la figura que nos ha salido. Si se desequilibra y se cae, hemos perdido. A Mencía le entretiene mucho. Los juegos de Djeco en general están muy bien, así que este no es es una excepción.

Puedes comprarlo si te gusta aquí.

Serpientes y escaleras

Serpientes y escaleras

Este juego también llegó para unos reyes o similares en plena Peppa Pig Manía y es realmente divertido. Es un tablero de plástico de 80 x 80 cm (o sea, grande de narices) que se echa en el suelo y sirve para jugar al serpientes y escaleras. Si no habéis jugado nunca, es como una especie de juego de la oca en el que con las escaleras avanzas y con las serpientes retrocedes. No tiene ningún misterio, pero a los niños les divierte mucho. Y ya sabéis el dicho… ande o no ande, caballo grande. Y si es de Peppa Pig ¡mucho mejor!. Puedes comprarlo aquí

 

tras la pista de Chinatown

Tras la pista de Chinatown, de Bizak

Este juego de mesa llegó a nuestra casa estas Navidades: lo dejó Papá Noel en casa de los tíos. La tía Bea nos contó que era uno de los juegos a los que jugaba ella cuando era pequeña (bajo otro nombre: eran los Misterios de Pekín) y nos ha demostrado una verdad universal: que los buenos juegos siguen siéndolo pasen los años que pasen. Y es que tiene todos los elementos que hacen a un juego divertido: picarte con tus contrincantes, misterios, pistas ocultas… vamos, ese tipo de cosas. Puedes comprarlo aquí.

Carcassone

Carcassone

Supermegafan de Carcassone. Un juego friki pero muy muy muy divertido. No es realmente un juego para niños, aunque nosotros nos las apañamos para jugar toda la familia. Aldara y yo solemos ir juntas (y así le ayudo con las cosas de la estrategia) y Mencía ayuda a su padre con las cartas y dándole apoyo moral. ¡Cuando nos da cartas malas a nosotras se pone contentísima! Nos gusta mucho jugar porque es un juego que requiere pensar y también influye un poco la suerte. Básicamente consiste en ganar puntos haciendo caminos, ciudades, monasterios… como si fuésemos señores medievales. La mecánica no tiene mucho misterio, la estrategia un poco más 😉 ¡Pero de eso se trata! Si os gusta podéis comprarlo aquí.

¿Y vosotros, a qué jugáis en casa?

 

13 Comentarios

  1. Nosotros también tenemos algunos en casa, de los tres cerditos con su tablero, las casas de madera, paja etc… Otro de piratas con tesoros, puzzles… y alguno tipo “viajeros al tren” pero estos se quedan de momento solo para los papis..

  2. en mi casa de Lima teníamos un día a la semana para jugar en familia, tios y primos, siempre que vuelvo hacemos la noche de pizzionary (pizzas y pictionary :P)

    aunque también son megafans de los rompecabezas, mi madre sacó VEINTE CAJAS la semana pasada, porque ya no tenía sitio para más xD

    • Es genial lo del pizzionary jajajajaja me parece BRILLANTE. Yo los rompecabezas eso sí no, me aburren, creo que no tengo paciencia 😉

  3. Pues por aquí tenemos el monopoly y el trivial, dos clásicos, lo sé, pero nos divierte jugar.
    El juego de cartas del UNO en versión junior, que hace poco le hemos enseñado a Laura y a la tía se le da bastante bien y se divierte jugando. El Carcassone me han hablado muy bien de él así que igual para la próxima ocasión de regalos lo adquirimos y hay otro que también jugamos una vez en casa de mi hermano y mi cuñada que se llama Los Colonos de Catan, y también nos divirtió bastante.

    • ¡qué gracia! Así que Laura está viciada al uno… anda que no he jugado yo en versión patatera cuando era adolescente. Lo que viene a ser el pumba de toda la vida

  4. ¡¡Mega fan de Carcasonne!! Coincido plenamente, a mí conste que me lo descubrieron los “padresfrikerizos” que saben de esto mucho, pero mucho, mucho…
    Y nosotros también vamos en equipos ElCanijo conmigo y el SantoPadre y ElMayor cada uno por su lado que esos se pican mucho…
    Muy entretenido para pasar la tarde con los peques
    Y me apunto ese de Chinatown por si PapaNoel necesita alguna sugerencia este año… jejejeje
    Bss guapa!!

    • Es muy divertido. A mí me gustan más otros, pero a Aldara le encanta. Yo creo que es el típico juego de piscina, para jugar con los amigos tirado en el césped 🙂

  5. ¡Uy el Carcassonne! Hasta mi madre se enganchó y los domingos que íbamos a visitarla recogía bien rapidito la mesa para empezar a jugar lo antes posible. Es un vicio increíble. Con la bichilla tan pequeña tenemos estos juegos algo apartados pero sé que un día volverán.

  6. Pues yo no conocia el Carcassone, pero tiene buena pinta. Nosptros como la bichito es aún pequeña nos pirramos por el Risk o el Scrabble, `pero ese de las sillas tinee una pinta estupensa tambien, jajaja

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.