Bugaboo Cameleon plus      

Me lo temía. Ya hace mucho tiempo que me vengo oliendo que de a mi preciosura mayor le quedan dos telediarios para entrar en la adolescencia. Tanto winter is coming pero a mí lo que me acojona asusta mogollón es pensar que mi linda flor va a mutar en trol y yo, que soy tan maja, en la bruja Avería a sus ojos. ¡Qué pereza madre mía!. Adolescencia is coming y hoy hablamos de ello en nuestra sección Relaxing mom of café con leche. 

adolescencia is coming

10 signos de que la adolescencia is coming

1. Pies apestosos

Había muchas señales antes. Hasta hace cuatro días yo decía que mi hija era pre-preadolescente, pero ya la he tenido que ascender y el motivo es que las hormonas están haciendo su aparición y han colonizado sus pies. Aquello huele como si me encontrara en la despensa de un restaurante francés, concretamente en la sección de los quesos. Es un horror. Hemos tenido que confinar las zapatillas de deporte a la terraza porque el tufo era capaz de tumbar a un muerto. Si algún día me encuentran seca en la cama por la mañana ya sabéis a qué achacarlo.

pies-apestosos
¡Dios mío del amor hermoso qué es ese olor!

2. Problemas para vestir

La edad de mi hija es un asco para vestirla. Hace mucho tiempo que compramos la ropa estando de acuerdo las dos (ni de coña le compro yo nada sin que me lo apruebe antes o me arriesgo a oírme un “no me lo pienso poner” como el blog de mi amiga María) pero ahora tenemos nuevos problemas.

  • La ropa infantil sólo talla hasta la talla 13-14 y es justo donde estamos. En el borde del precipicio.
  • Mucha de la ropa infantil es muy infantil, así que hay cosas que no le gustan a ella (ni a mí) porque la veo fuera de lugar.
  • La ropa de adulta le vale (XS o S) pero no todos los cortes le sientan bien porque ella ¡no tiene tetas!
  • Alguna ropa de adulta es para adulta… no para una niña de 10 años.
¿Y qué carajo le pongo?
¿Y qué carajo le pongo?

3. Mi madre ya no me entiende

A veces mi hija me mira con cara de “no entiendes nada”. Ya estamos ahí. Y lo llevo fatal.

A veces tengo la sensación de que de verdad no la entiendo. Y la mayoría lo que creo es que no se entiende ni ella misma.

No entiendes nada
No entiendes nada

4. Mi madre me avergüenza

Cuando me teñí las puntas del pelo de rosa fue un drama de dimensiones épicas. Me decía que cómo iba a ir con ella, que la iba a avergonzar. ¡Resulta que era yo más moderna que ella!. Un drama.

¡Me quiero morir!
¡Me quiero morir!

5. El teléfono, ese amigo

En tiempos cuando venía el pavo nos pasábamos el día colgadas al teléfono. Ahora de momento los chicos todavía les parecen seres de otro planeta y no le interesan lo más mínimo (aún, pero me queda nada) pero si por ella fuera estaría todo el día hablando por Facetime o mandándose mensajes a través del iPad con sus amigas. TO-DO-EL-PU-ÑE-TE-RO-DI-A

Quien dice teléfono dice facetime o whatsapp
Quien dice teléfono dice facetime o whatsapp

6. Malhumor constante

Mi hija sonreía bastante, os lo juro. Pero de repente ahora la cubren nubarrones y la sonrisa se pierde por el camino. ¡Tengo al enanito gruñón en casa! 

grrrrrrrr
grrrrrrrr

7. Palabras malsonantes

Mi hija se me hace mayor y eso implica que su vocabulario cándido se modifica. El otro día acabé con los ojos como platos cuando le escuché decir un joder con una jota que nacía en lo más profundo de la garganta. ¡Mi niña! ¡Mi delicada flor! ¡Vomitando exabruptos! 

¡Que os jodan a todos!
¡Que os jodan a todos!

8. Nada les parece bien

Si es que no sabe ni lo que quiere. Estamos todo el día con una continua insatisfacción. ¡Qué jartura más grande!

¡Cawentó!
¡Cawentó!

9. Ganas de discutir

¿Por qué? ¿Por qué? Esas puñeteras ganas de constantemente discutir a todas horas. Cuando hay motivo vale, pero es que si no lo hay ¡se lo inventa!

estoy cabreadooooo
estoy cabreadooooo

10. Los cambios físicos

Esto es lo que va más lento. Pero dentro de nada se acelerará y saldremos del capullo. Mientras tanto haremos el ídem…

capullo-floreciendo
Representación gráfica y finolis. La realidad es mucho más cruda

adolescencia-is-coming-2

* La imagen superior pertenece a Agurtzane Abajo de Saludos al pollo. Agurtzane es ilustradora y hace auténticas maravillas con un estilo muy personal. ¡Adoro su trabajo! ¡Gracias por una ilustración tan bestial!

9 Comentarios

  1. Oye, esa adolescencia y la fase de rabietas de mi bichilla de 3 años se parecen demasiado :O Esta también se avergüenza si cantamos sus canciones, me la lía si no le pongo los zapatos que quiere, lo del mal humor es una constante… Espero que entre esta edad y la que comentas haya un parón técnico en el que nos dé un respiro, porque como empalme una con la otra acabará con nosotros.

  2. ¿Ya? ¿Todo esto ya ahora, con 10 años recién cumplidos? Has hecho que me entren ganas de llorar… aunque aquí hay cosas que ya las huelo, lo de la ropa ya hace unos meses que tiene que ser consensuado y el no sentirse comprendida también aparece de vez en cuando… Miedooooorrr!

  3. El mio que acaba tb de cumplir 10 quiere dejarse el pelo largo … el otro día lo timé en la peluquería para recortarle el pelo de cheewaca que le tapaba las orejas…uff la cara de alpargate le duró 2 días!

  4. ¡Ay, Sara, pero qué post, lo que me he reído! ¿Será que me hace ahora más gracia que lo veo a años luz, que cuando realmente me toque?
    Seguro que sí, sólo pensar, que tenga el pavo la mitad de subido que lo tuve yo me echo a temblar…
    Encantada de haber formado parte de tu relato con la ilustra.
    ¡Un abrazo!
    Agurtzane A.

  5. Calla calla, que solo de pensarlo me da un mal, y eso que yo primero tengo chico que no están tanto por las ropas ni por las chicas, que son más de juagr con sus amigos, las consolas, pero miedo me da el empezar a salir, el cambio de humor, el que yo sea lo peor del mundo mundial por querer lo mejor para él….MIEDO! y que decir que luego va la torpeda. Ainsss, que nos cojan confesadas

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.