Bugaboo by we are handsome      

Hace unos días estuvimos en el I Encuentro de Familias Blogueras en Marina D’Or, ciudad de vacaciones. Hace 5 años estuve con las niñas y mis padres en uno de los apartamentos y fueron unas vacaciones que disfrutamos mucho así que me apetecía volver unos años más tarde y con otros planes. Mi marido no había estado en aquella ocasión y también tenía ganas de ir, de modo que aceptamos la invitación. Hoy os cuento qué nos pareció.

Marina D´Or que guay

Marina D´Or que guay

Marina D’Or es un sitio peculiar. Como yo lo llamé, para mí es Las Vegas de Castellón salvando mucho las distancias y orientado sin duda al público familiar. Pero tiene el horterismo de la ciudad americana, con construcciones faraónicas, muchas luces, y todo así como muy a lo grande. A mí no me importa: al revés, este tipo de cosas me hacen mucha gracia y yo me siento perfectamente bien en un lugar así, pero si eres de los que ven Las Vegas y arrugan la nariz no vayas porque no te va a gustar. Lo cierto es que la primera visión que tuvimos desde nuestra habitación en el Hotel de cinco estrellas en la décima planta era alucinante: bien de luces por todos sitios, fuegos artificiales… discreto no es, pero espectacular sí. Mis hijas estaban completamente emocionadas y yo me imagino viéndolo con su edad y también hubiera alucinado pepinillos.

Índice

El Hotel Marina D’Or 5 estrellas.

Si os soy sincera para mí fue una de las cosas más decepcionantes. No es que estuviéramos fatal, pero creo que esperaba más, tanto en instalaciones como en personal. Imagino que en verano la cosa será de otra manera, pero en recepción eran muy lentos (muy, muy, muy lentos) y poco resolutivos. Además a cada uno nos explicaban unas cosas distintas. A mí por ejemplo no me dijeron que con mi estancia me entraba un tratamiento para cada adulto ni me informaron cómo solicitarlo.

Yo no comí mal: a mí la comida me supo estupenda y no me quejo de calidad, pero hubo otras compañeras que no estaban muy satisfechas con eso. Yo, repito, no tuve problemas y para mí era satisfactoria. Supongo que entrará en cuestión los paladares, a mí con no tenerme que hacer yo la comida ya me vale.

Por otro lado, igual que os digo lo que no me gustó tanto, sí que me pareció que estaba muy bien que constantemente había mascotas por ahí circulando. En el 2012 era la obsesión de mi hija y me consta que se pasan por el resto de hoteles también.

Si tuviera que ir en familia posiblemente elegiría otra vez los apartamentos multiservicio y de querer hotel me iría al Gran Duque, de 4* que está un poquito más arriba y pertenece también a Marina D’Or. Es el más nuevo y está orientado más a familias. En el caso del Hotel Marina D’Or 5* creo que necesita una puesta a punto.

Marina D´Or que guay

El Balneario

La verdad es que en mi opinión es una de las mejores cosas que tiene Marina D’Or. Es el mayor balneario de agua marina del mundo y es toda una experiencia. Tienen piscinas de todo tipo, con chorritos, con limones, con leche (te sentías un poco chococrispies ahí, sobre todo porque acababa de pasar por la de barro que parecía el cola cao…). Nos encantó y las niñas disfrutaron estando a remojo. Mi recomendación es que aprovechéis para ir a primera hora o bien a la hora del mediodía ¡Se estaba genial! A esas horas apenas había gente y le pudimos sacar todo el partido.

En nuestro caso las niñas eran mayores y más allá de que tenían que estar supervisadas por un adulto podían acceder a todas las piscinas. Para los niños más pequeños arriba tienen un área específica para ellos. Al balneario le damos muy buena nota porque nos gustó.

Marina D´Or que guay

Marina D´Or que guay

De paseo por Marina D’Or

Una de las cosas que más llama la atención de Marina D’Or es lo limpísimo que está todo. Eso es una realidad. Está muy limpio, muy cuidado y se percibe la sensación de seguridad, algo que se agradece. Tuvimos ocasión de visitar el parque en trenecito y disfrutamos mucho de la visita. Entre las cosas que más me gustaron fueron que existe una playa con hierba. Para mí es una gran noticia porque no me gusta nada la arena y además, como no llega hasta la orilla si los niños quieren hacer castillos etc pueden sin problemas. Justo al lado hay un parque infantil que está impecable y un jardín con un montón de especies tanto de animales como de plantas. Esta vez lo vimos más por encima, pero es sin duda un espacio que merece la pena visitar.

Me encantan que los bancos y todos los adornos imiten al estilo de Gaudí, me parece muy agradable a la vista.

Marina D´Or que guay

Marina D´Or que guay

El Jardín encantado

Es un lugar del que Marina D’Or está muy orgulloso. Para mí tiene cosas buenas y cosas malas.

Puntos positivos

  • La variedad de plantas que ahí se guardan es magnífica. Están cuidadísimas, se cultivan en Marina D’Or y es realmente agradable.
  • El espectáculo que viene incluído en la entrada. Es bailado, tiene unos buenos disfraces, buenos profesionales y resulta algo (si bien no imprescindible) al menos sí entretenido.

Puntos negativos

  • Los personajes del lugar (árboles parlantes y animales). En foto dan bien, pero en vivo se ven un poco de corchopán. Si los niños son pequeñitos no hay problema, pero si son mayores ellos se dan cuenta. Las mías tienen en estos momentos 7 y 10 y las dos me dijeron que no les gustó demasiado.
  • El precio. En nuestro caso lo teníamos incluido, y en ese caso está bien, pero yo personalmente no pagaría por ir a verlo ex profeso. Vimos los precios y me pareció demasiado dinero para lo que es.

Marina d´or que guay

 

Ocio en Marina D’Or

Marina D’Or cuenta con distintos parques de atracciones dentro. La ventaja que tienes es que tengan tus hijos la edad que tengan hay un lugar donde pueden acudir. Lo peor es cuando tienes hijos de diferentes edades y no tienen la altura necesaria como le pasó a mi amiga Lourdes. Pero bueno, nada grave.

Lo primero decir que mis hijas se lo pasaron estupendamente bien, y eso ya para mí es lo que cuenta. Ellas no percibieron ningún problema en absoluto. Al fin y al cabo a los parques de atracciones van ellas a pasárselo bien, así que objetivo conseguido.

Los parques están ordenados por edades. El que es para los más pequeñitos, Mundo fantasía, está justo al lado del hotel de 5* y es bastante completo. Está todo muy junto, pero hay muchas cosas y si bien no es trepidante, los niños se lo pasan bien. A mí me gustó. Parque aventura, que es para niños más mayores está al final, más cerca del Gran Duque. A mí me pareció más escaso pero para pasarte una tarde da. Lo que me pareció es caro. 15,5€ por persona y día es carísimo para lo que hay; ni siquiera el parque de atracciones de Zaragoza cuesta eso y es infinitamente más grande y completo. Me parece exorbitado el precio. Por otro lado tampoco me pareció especialmente ágil el sistema de acceso. Tenías que ir a que nuestra pulsera Todo Ocio incluído te la validaran y te pusieran otra ¡y esto para cada parque! Al final parecía que coleccionábamos pulsera. Y en Marina D’Or otra cosa no, pero rápidos… no son. Yo no sé si era cuestión de los empleados o de que los sistemas de trabajo no eran eficientes pero el tiempo de esperas en colas era infinito para ser mayo ¡no quiero ni pensar lo que puede ser en julio!

En todo caso repito, mis hijas se lo pasaron fenomenal y si fuera por ellas estarían ahí aún ahora. Que lo uno no quita lo otro.

Y sin duda donde lo pasamos como los enanos fue en Emotion Park donde tienen un circuito a lo humor amarillo / wipe out simplemente genial. Sólo dos puntualizaciones: ojo porque no entra en la pulsera Todo Ocio y ¡ni se os ocurra ir a primera hora como nosotros! Hacía un calor de la muerte y no hay sombras, así que estuvimos al borde de la lipotimia. Fallo nuestro, deberíamos haber ido más tarde. Las risas fueron infinitas, en serio. Os pongo un trozo de vídeo donde los adultos intentaban sobrevivir en el palo loco. Yo no salgo porque no fui capaz ni de ponerme en pie, así que aunque veáis que el resto se caen lo mío fue peor porque no pude hacerlo.

Resumiendo nuestra experiencia en Marina D’Or

Mis hijas se hubiesen quedado a vivir ahí. Lo cierto es que si lo vives con los ojos de niño todo es mucho más fácil. Para ellas fue un paraíso porque se pusieron hasta arriba en el buffet, se montaron en un montón de atracciones, estuvieron a remojo en el balneario, fuimos en trenecito, vieron fuegos artificiales… en fin, que para ellas no hubo ninguna pega.

Yo personalmente lo que peor llevé fue la lentitud del personal. Todo se eternizaba y para mí que soy un culo inquieto es algo que no llevo demasiado bien. Estar esperando tanto tiempo cuando objetivamente no hay mucha gente delante de ti me desespera. Estuve muy a gusto. A mí el balneario me gustó, el sitio también pero por ejemplo no hubiese escogido ese hotel porque creo que en la relación calidad / precio hay otras opciones que salen mejor, como el Gran Duque o el mismo hotel de 4* que está en primera línea de playa. ¿Lo recomendaría? Hechas esas salvedades y mirando bien las ofertas o la época del año en la que voy, sí; de hecho nosotros habíamos estado y me apetecía volver.

5 Comentarios

  1. Entendido. Para los niños, de 10, para los adultos, mirar bien antes de ir los precios y demás y llevarse un saco extra de paciencia.
    Besos

  2. Bueno pero por los niños ¿quién no se sacrificaría? Aunque el tema de las esperas es para mirarlo porque mi bichilla no tiene paciencia ninguna ¡ninguna! Lo veo una opción práctica para vacaciones en familia porque está muy pensado y con muchas opciones de ocio para muchas edades. Pero a este hombre le espanta la idea porque lo asocia con masificación, estrés, peleas de gente por el buffet y cosas así.

  3. Pues yo que vivo no muy lejos, en Valencia, la construcción de Marina d’Or fue y es un despropósito urbanístico, se cargaron parte del ecosistema natural que había en la playa de Oropesa y supongo que los precios caros que comentas es porque le tienen que sacar beneficio a esa mega obra que les costó lo que no está escrito por lo que yo tengo entendido. Yo no lo elegiría como destino de vacaciones, pero más que nada porque no somos muy de parques de atracciones pero bueno supongo que eso va a gustos, preferimos destinos de vacaciones más relajados y tranquilos, y la playa la tenemos tan a mano en nuestra ciudad que supongo que eso también influye. Y bueno el que sean tan lentos en la atención como comentas a mi eso también me pone de los nervios. Besitos y me alegro de que os lo pasarais genial que al final es lo que cuenta que disfrutaseis en familia y con amigos. :*

  4. Hola! Me parece una crítica de lo más correcta.
    Nosotros vamos a Oropesa y pasamos algún día a marinador. En invierno con poca gente da gusto ver el parque con los patos, ver la cabalgata (que como dices a los ojos de un niño es fantástica, mis hijos en semana santa no podían ni parpadear), pero en verano… Para mi como adulto, mucha gente, muchas luces, playa pequeña, precios desorbitados. Para ir un año, verlo y conocer todos los parques bien, y ya. Desde luego es una experiencia porque no conozco otro lugar de características similares. Eso sí, ir como fuisteis, con familia y con amigas tiene que ser la pera. Besos!

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.