Bugaboo by we are handsome      

Que yo soy adicta a Ikea no es sorpresa para nadie. Me encanta ir a la tienda sueca a veces simplemente a pasar el rato. Me encanta cómo están diseñadas las cosas, lo bonitas y prácticas que son y la verdad es que me gusta mucho su estilo. Siempre pasaba por delante de la sección cocinas y me quedaba alucinada de lo chulas y prácticas que me parecían sus cocinas pero la verdad es que no tenía ni idea de si comprar una cocina Ikea merecía la pena o no porque la verdad es que no me veía montando yo misma unos muebles a priori tan complicados.

Total, que cuando proyectábamos la reforma de casa me dieron un presupuesto muy alto en otro sitio y pensé ¿y por qué no voy a Ikea a ver, para poder comparar? Me gustó tanto cómo quedó y el precio que tenía que no miramos más. Hoy os voy a contar mi experiencia comprando una cocina de Ikea. Por si hay dudas, la cocina la he pagado yo íntegramente y lo que voy a contar es mi experiencia tal y como yo la he vivido, con las cosas que me han gustado y con las que menos. Comprar una cocina en Ikea

Antes de comprar la cocina en Ikea

Cuando uno compra una cocina es importante llevar los deberes hechos previamente, en general. Si no vais a renovar paredes, suelos, fontanería, electricidad etc tenéis que saber muy bien dónde están colocadas las distintas tomas y el espacio del que disponemos. En caso de reforma integral, como era mi caso, teníamos mucha más libertad a la hora de componerla.

Antes de ponernos es importante medir bien la estancia, puertas y ventanas incluidas. No hace falta que sea una medida al milímetro, pero sí que tenemos que saber de cuánto espacio disponemos. Posteriormente si contratamos la instalación con Ikea vendrán obligatoriamente del servicio de montaje a verificar si las medidas son correctas, por eso no os preocupéis si no es exacto del todo.

Plano Sara

En mi caso contaba con una cocina de unos 11 m2 situada a la entrada de la casa. La cocina tiene una gran ventaja, y es que tiene forma cuadrada, pero tiene también un pero y es que es, con diferencia la estancia más oscura de la casa. Todas estas cosas nos condicionan a la hora de su diseño.

previo de la cocina Mamisybebes

Esto era de lo que partíamos en mi caso. Una cocina del año maricastaña con unos azulejos espantosos, un suelo pasado de moda y unos muebles que pedían a gritos una renovación. Estéticamente a mí lo que más me molestaba a la vista eran las distintas alturas de los muebles superiores y para mí era fundamental igualarlos.

En Ikea tienes dos opciones: puedes utilizar la herramienta de Ikea y diseñarte tú mismo la cocina o bien acudir a tienda y que fueran ellos quienes la diseñaran contigo. Sinceramente os recomiendo esta segunda opción porque la herramienta no termina de ser muy fácil y sobre todo, es bastante probable que te acabes dejando algo. ¿Lo mejor? Pedir cita aquí y acudir a tienda. Este servicio tiene un coste de 39 euros, pero sólo si acabas por no contratarlo. En el caso de que al final compres la cocina en Ikea te los descontarán del precio.

Diseñando la cocina

Como os decía, mejor llevar los deberes hechos. Para mí es básico (además de tener las medidas) empaparnos bien de lo que tiene Ikea disponible. Para eso daros una vuelta antes para saber qué podéis esperar, de las cosas de las que cuentan, lo que os gusta de las cocinas expuestas y lo que no. ¡Yo ni sé la de veces que estuve en la sección de cocinas inspeccionando las que estaban en exposición! Me encantaba pasar ahí el rato mirando y haciendo mi lista de does y doesn´t.

Ikea tiene una cosa: lo que tiene, mola mucho, tiene buena calidad y un buen precio. Pero no es como un sitio a medida donde podéis escoger entre un montón de opciones disponibles. Tiene lo que tiene. Sus armarios tienen unas medidas concretas, las encimeras tienen un surtido limitado y los colores son los que son. A mí me encajaba: como la cocina es una estancia tirando a oscura quería muebles blancos mate arriba y madera lo más clara posible abajo. Las dos cosas eran factibles, así que en mi caso nos servía. Pero si buscas algo súper concreto te vas a desesperar y es mejor que mires en otro sitio.

mi cocina de Ikea

Diferencias de mi cocina con la cocina preexistente:

  • En el lado de la izquierda pusimos horno y microondas apilado. Antes el horno estaba bajo la placa.
  • La caldera la hemos movido de sitio y colocado en otro lugar de la cocina, junto a la puerta. Esto nos permite igualar la altura de los armarios.
  • La lavadora ha ido al baño, lo que deja más espacio bajo armarios
  • El fregadero pasa a estar en el frente y la placa y la campana donde estaba la pila.

Cuando sabes lo que quieres hacer la cita va muchísimo más rápido y pierdes menos el tiempo. Las citas para diseñar la cocina tienen una duración de 2 horas y da tiempo a mucho, pero aún así, teniendo las cosas claras el tiempo se pasa volando ¡y eso que los vendedores otra cosa no pero experiencia tienen bastante!

La verdad es que yo estuve muy a gusto con la persona que me diseñó la cocina. En mi caso como os digo la cosa iba bastante rápida porque yo tenía las cosas muy claras pero te preguntan constantemente qué es lo que quieres. Antes de pedir cita te recomiendan que eches un vistazo a las ideas de decoración para cocina que tienes aquí.

inspiracion cocinas ikea

Cosas que deberías preguntarte

  • ¿La quiero rústica o moderna?
  • ¿En tonos claros o quiero color?
  • ¿Quiero armarios en la parte superior o puedo prescindir de ellos?
  • ¿Me gustan los armarios cerrados o con cristal? ¿Y si pones baldas?
  • ¿Vas a poner tú los electrodomésticos o tienes que comprarlos?
  • ¿Electrodomésticos panelados o no?
  • ¿El horno y microondas apilados o debajo?
  • ¿Me gustan las puertas de los muebles con textura o los quiero lisos?
  • ¿Qué tipo de encimeras prefiero? ¿Laminadas, de madera, de cuarzo…? ¿La voy a comprar ahí o en otro sitio?
  • ¿La campana me gusta vista u oculta?
  • ¿Cuántos cajones necesito? ¿De qué tipo los prefiero?
  • ¿Es prioritario el almacenamiento?
  • ¿Alguna cosa que quieras sí o sí?

Y lo fundamental ¿cuál es mi presupuesto tope?.

En mi caso como no tenía ni idea de lo que podía costarme la cocina lo que hice fue diseñar la cocina ideal que quería. Pensé que siempre estaría a tiempo de quitar cosas pero resultó que era mucho más barata de lo que yo pensaba así que fue la que acabamos comprando.

La gestión de citas

Sin duda, lo mejor es coger cita, como os he dicho arriba. Puedes ir a las bravas a Ikea pero nadie te garantiza que puedan atenderte, así que si no quieres perder el tiempo es mejor ir a lo seguro. En caso de que quieras ir sin cita, es mejor ir en horarios que no estén muy masificados, como por la mañana a primera hora, a la hora de comer etc. La cita se coge online aquí y te sale un calendario donde puedes elegir. OJO. Sácala con tiempo porque suelen estar bastante llenas.

Yo no tengo ninguna queja de la atención, al revés, fueron majísimas y muy eficientes. Lo que no me gusta mucho es que si por casualidad necesitas ir varias veces ya no puedas gestionarlo a través de la web. Una vez que tienen un expediente tuyo abierto ya funciona la cosa por email y es un poco rollo. Sería mucho mejor ir a la web reservar y andando, pero NO. Yo lo hice y me dijeron que así no, que les duplicaba todo. Un tostón, vamos. La cosa es que es fácil que tengáis que ir varias veces antes de comprarlo. En mi caso primero fui a mirar a ver por cuánto salía y después, una vez que tuve claro cuanto costaba y que quería hacerlo ahí, fui a afinar el diseño.

Planos cocina ikea
Estos son los documentos que me entregaron a mí… ya siento la foto, pero la había guardado de milagro y es de mis whatsapp

Una vez ya te has decidido…

Nosotros pagamos la cocina en efectivo (hemos reformado la casa entera) así que no os puedo hablar del sistema de financiación, que lo hay.

presupuesto Ikea
*El servicio completo de cocinas es el precio del montaje

Este es mi presupuesto definitivo. Como veis tiene varias partidas: mobiliario, electrodomésticos, la encimera y la iluminación, que son los que corresponden a las cosas materiales en sí. El resto de conceptos tienen que ver con la instalación. Tú puedes comprar una cocina en Ikea, llevártela a tu casa y chispún. La instalas y arreando. Pero también puedes contratar como hice yo el servicio de montaje que tiene un precio fijo. Para esto es impepinable el servicio de verificación, que tiene un coste de 40 euros, pero como veis te lo descuentan inmediatamente al contratarlo.

Pasos para la contratación de la instalación de la cocina

  1. Una vez que tienes el presupuesto y quieres echarlo para adelante vas a Ikea (presencialmente, sí, un poco rollo) para coger cita y que envíen al verificador a tu casa.
  2. El verificador viene al domicilio el día que has quedado con él y comprueba que todo está como tiene que estar. Si es así, el proceso sigue, si no, tienes que solucionar las incidencias que apunte.
  3. Tienes que dejar al menos 24 horas entre que se ha marchado el verificador y tu siguiente visita a Ikea. Yo quedé con la vendedora directamente cuando me dio la cita con el verificador que acudiría, si el hombre venía el lunes, el miércoles a primera hora.
  4. Vas a la tienda y pagas. También te dan la cita de montaje y como mucho puede demorarse 15 días.
  5. Envían las cosas a tu casa, generalmente el mismo día de montaje a primera hora. El montador suele llamar para asegurarse de que está todo. Lo deja montado si no hay problema. Normalmente en un día suele estar todo, aunque ellos suelen tener agendados dos.
  6. Una vez que está montado vienen a tomar medidas para la encimera, si como era mi caso habéis pedido cuarzo.
  7. Desde que vienen a tomar medidas hasta que la instalan también hay un periodo máximo de dos semanas.
  8. Una vez instalada la encimera vienen a terminar de colocarte el fregadero, la placa etc.

Esta es la teoría, al menos. Ahora os cuento mi experiencia, pero antes quiero hablar de la verificación del segundo paso.

verificacion ikea
Otra foto infame de mi WhatsApp

Esto es todo lo que comprueban, para que lo tengáis con antelación. Una cosa que nos hubiera gustado saber y por eso os la cuento es que los muebles de Ikea son ligeramente más altos que los muebles tradicionales. Para mí, fenomenal pero casi tenemos un disgusto porque resultó que no hemos puesto baldosa en toda la pared sino solo únicamente en el salpicadero… y al subir los muebles casi nos quedamos sin el espacio reglamentario entre los muebles de arriba y abajo embaldosado. ¡Fue muy justo! Y diréis … pues ¡haber bajado los muebles de arriba un poco y listo! Pues no. Porque como nos explicaron son bastante cuadriculados y si no queda el espacio que tiene que quedar entre el mueble de arriba y el de abajo pues no te dan la conformidad. Conclusión: si embaldosáis sólo ese trozo ¡que sea un poco más arriba de lo normal!

El montaje

Yo soy un poco obsesiva (no sé si se habrá notado) y antes de comprarla leí lo que no estaba en los escritos sobre opiniones de gente que había comprado la cocina en Ikea, de experiencias comprando la cocina en Ikea y cosas así. Las principales quejas estaban dirigidas a las empresas de montaje.

En mi caso (Ikea Zaragoza) la verdad es que todo fue bien: la persona que vino a hacer la verificación era encantadora y de hecho le consultamos días después alguna cosa. Nos atendió súper amablemente (a pesar de no tener porqué). El montador que vino días después a hacer el montaje también me pareció tremendamente competente: se montó solo la cocina en un pispás. ¡No podía ser más eficiente! Supongo que las cosas dependerán más bien de la zona o de la tienda concreta. En mi caso, como digo, yo no puedo más que hablar bien de ellos.

Pero no todo fue de color de rosa y creo que también es importante contar que aunque estoy encantada con mi cocina y volvería a comprarla ahí hubo cosas que creo que son mejorables.

Cocina vista desde el pasillo

Las cosas menos positivas de mi experiencia

Como he contado, no tengo queja alguna respecto al diseño, más allá de que estaría bien que el programa disponible en la web fuera más intuitivo (por ejemplo darle la vuelta a las puertas para que abrieran en otro sentido era la muerte lenta y hacía falta un plano para encontrarlo). Eso sí, agradecería que se redujeran las veces que hay que ir personalmente a la tienda a hacer cosas que se podrían hacer online o por teléfono perfectamente. No entiendo muy bien que sea necesario personarse en la tienda para que te den una cita con el verificador, con la pérdida de tiempo que conlleva, por ejemplo. Tampoco me parece muy lógico que no puedas coger cita para una segunda visita sin que esto conlleve una nueva apertura de presupuesto. Yo soy fan de quedar con la gente, pero prefiero hacerlo seleccionando en un calendario la fecha que no mandarle un email a la persona, que pueda contestarme en algún momento y me dé cita sin ver las opciones. En fin. Cosas que son mejorables, pero sin más, no se acaba el mundo.

Para mí lo peor de la experiencia ha sido cuando han surgido problemas. En mi caso vinieron cosas mal que hubo que cambiar y cosas que directamente no vinieron y ahí fue cuando estuve a punto de quedarme sin paciencia. Entiendo perfectamente que pueden surgir problemas, que todos somos humanos, pero lo que no entiendo es la poca celeridad en solucionarlos y ahí sí que deberían ponerse las pilas. No me parece lógico que manden algo más y tarden un porrón de días en solucionarlo. La primera vez pase, porque estábamos a falta de la encimera y me daba igual esperar una semana que dos porque ni estábamos viviendo ni tampoco tenía donde trabajar.

Pero la segunda vez que seguían faltando cosas fue muy caótico. No me llamaban para quedar conmigo y una semana más tarde llamé yo ya un poco mosqueada. En Atención al cliente se lavaron las manos y dijeron que era cuestión de cocinas … pero no había forma de ponerse en contacto con ellos. Ni llamaban, ni te querían pasar con tienda y sencillamente te sentías ahí desvalida. Diez días sin noticias. Al final tardaron quince días extra en solucionarlo (y porque presioné) con lo que casi se nos junta la mudanza con el remate de la cocina. Nosotros porque no estábamos viviendo pero imagino a alguien que sí y leches… es mucho tiempo extra con una cocina sin acabar por algo que ha sido culpa de ellos. Lo suyo es que si te dejas algo al día siguiente, dos, tres días a lo sumo lo soluciones y no que el proceso tenga que pasar por no sé cuántas instancias hasta que alguien tiene a bien llamarte para darte una cita que nunca es inmediata. Esa parte MAL. Mala capacidad de respuesta y sobre todo lo peor es la sensación de estar desvalido.

En su defensa diré que una vez cayó en las manos adecuadas fue todo muy rápido y ágil, se disculparon y lo solucionaron, pero deberían mejorar mucho el procedimiento para no llegar a esos extremos.

Mal también el servicio de atención al cliente de Oviedo (que es donde está la centralita) que me dieron un día mal la cita. Me llamaron un sábado santo para decirme que venían el lunes de 9 a 18 horas (ahí, con margen, pero según me dijeron “no podían afinar más la hora”). Cuando después de pasar todo el lunes santo de guardia esperando llegan las 17h y veo que no tiene pinta de que vaya a venir nadie llamo ya harta y me dicen que no, que es el lunes siguiente y que además es de 9 a 11. Casi mato a alguien. En serio. Un día perdido… me parece que tendrían que tener más cuidado con esto porque en fin, la gente tiene vida, trabajo, etc. La mejor manera sería enviar las citas por email o por mensaje al móvil para que estas cosas no ocurrieran.

¿Algo de esto es gravísimo? No. Tampoco he tenido nunca la sensación de que Ikea se desentendiera, era más bien sensación de que estaban abrumados con el papeleo y los procedimientos. Un problema de burocracia que hace que el tiempo máximo en el que tendría que estar instalada una cocina desde que la pagas (cuatro semanas, según lo que te dicen) pueda estirarse mucho más… y estamos hablando de que es una estancia bastante sensible en la que cada día cuenta. En su favor diré que jamás han puesto una pega ni han discutido nada.

¿Mis peticiones? Que hagan lo posible por reducir los viajes absurdos a tienda (no quiero ni pensarlo si la compras en una localidad en la que no vives) y que sean más ágiles atendiendo los problemas para darles solución mucho antes y sin hacer que a los clientes les den taquicardias.

cocina ikea

¿Recomendarías comprar una cocina en Ikea? Mi opinión

Definitivamente SÍ. Mi experiencia pese a lo que acabo de contar es positiva y que haya cosas mejorables no invalida el resto del trabajo. Me encantan los muebles de mi cocina. Me gusta muchísimo cómo queda, me encanta la calidad del conjunto, lo bonito que queda, lo fácil que se limpia, la sensación general. Responde totalmente a mis expectativas y la cocina es mi estancia favorita de casa. Hemos logrado el objetivo que perseguía y a un precio más que razonable (2.000 euros menos que en otro sitio donde pedimos presupuesto). ¡Estoy encantada! Más allá de lo que he contado las personas que me han atendido sé que han intentado hacerlo lo mejor posible y creo en su profesionalidad. Estoy muy contenta con el resultado y sin duda si queréis cambiar la cocina merece la pena tenerlos en consideración.

En otro post os explicaré las cosas que me gustan de mi cocina por si os sirve de ayuda.

4 Comentarios

  1. Yo cambie la cocina y la puse de Ikea hace 9 meses, preciosa, precio imbatible. Eso sí si la montas tu
    Como consejo para el que se lance a montarla, hay que tener las herramientas y un poco saber cómo montar la fontanería.
    Y a la hora de planificar a nosotros nos resultó muy útil pintar en la pared con cinta el perfil de todos los muebles. Así te haces mejor idea del espacio y la distribución

  2. Muchas gracias por tu explicación!!
    Nosotros acabamos de contratar dos cocinas en IKEA. Una para mi, y otra mi chica, para su piso.
    La mía, he preferido cogerla con montaje, y listo
    La de mi chica, la vamos a montar entre los dos, que nos gustan mucho estas cosas. A ver que sale…jejeje
    Yo vivo a 70km del IKEA mas cercano, y he ido en dos ocasiones para el tema de la cocina. Una con cita previa para preparar todo lo que habia que hacer (ya iba con planos, medidas, esquemas electricos, de agua, etc…) y otra despues de la verificacion para cerrar la compra. En ambas visitas, personal super amable y dispuesto a “perder” su tiempo explicando cosas, enseñando materiales………una gozada!!
    Cuando la tenga montada y pueda catarla ya comentaré!
    Gracias de nuevo!!!

    • Yo la verdad de la amabilidad no tengo nada malo que decir, al revés, conmigo fueron encantadores también. Para mí lo peor la burocracia, el sistema. Por lo demás yo muy contenta y cuanto más la uso más contenta estoy

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.