sábado, agosto 24, 2019
Niños Decoración Probamos la alfombra Lü Babymats

Probamos la alfombra Lü Babymats

Cuando tienes un bebé en casa tienes que asumir que va a estar en el suelo un montón de rato. Entre que gatean, luego cuando están empezando a andar se caen y sobre todo que pasan mucho tiempo jugando con el culete apoyado al final es interesante tener algo que haga que estén más cómodos.

Da igual que tengas el suelo que tengas: la cerámica es muy fría, pero los suelos laminados e incluso la madera (que es lo más caliente con diferencia) después de estar mucho rato acaban por no ser confortables. Son duras y los niños necesitan algo para estar mejor. Ahora hemos probado la bonita alfombra de juegos infantil acolchada Lü Babymats. Os cuento nuestra experiencia.

Lubymat

¿Qué tuve yo?

Cuando mis hijas eran pequeñas nos planteamos qué queríamos hacer para solucionar esto. En nuestro caso en su día tuve una alfombra tradicional y también una de goma eva comprada en el primer sitio que pillé. Ambas dos fueron una mala idea.

La alfombra tradicional era una auténtica cochinada. A pesar de no tener pelo apenas las alfombras a mí, personalmente, no me convencen demasiado. Me da la sensación de que siempre están sucias y que son una fuente de ácaros y alérgenos. Y bueno, si hay «accidentes» (especialmente vomitinas y similares, que son por lo demás bastante comunes) no hay ser humano que consiga quitar el olor de manera sencilla. Alfombras tradicionales sí, pero para donde van a jugar los niños mejor no.

En el caso de las alfombras de goma eva marca ACME tampoco me acabaron de convencer. Fui una iluminada y compré además la que tenía los troquelados más pequeños del mundo y fue un MATAME CAMIÓN de manual: me pasaba la vida colocando piececitas y acabé harta. Por otro lado aquello era tan fino que se deformaba a la mínima. No me gustó nada la experiencia y la desaconsejaría.

Lubymat

Hemos tenido ocasión de probar una de estas alfombras y la verdad es que no podemos estar más contenta. En nuestro cambio de casa nos habíamos traído el dormitorio de las niñas pero aquello no encajaba en absoluto y en estos mismos momentos me están montando el dormitorio nuevo. Mencía se quejaba de que no tenía sitio para jugar y tenía razón. Era una pena porque su dormitorio tiene más de 11 metros cuadrados, pequeño no es, pero con los muebles que había la cosa quedaba totalmente apelotonada.

Estos días hemos tenido la habitación desnuda con la alfombra de Lü babymat y os aseguro que lo hemos testado de manera intensiva: es más, había bofetones por utilizarla. Mencía se ha hinchado a jugar sobre ella y Aldara ha encontrado un lugar en el que practicar su técnica de mazas de gimnasia rítmica con el que los vecinos de abajo no se querían cortar las venas por las frecuentes caídas.

Mola que tiene un tamaño muy grande porque son 1,61 x 1,61 metros. En principio está pensado para montarlo en cuadrado, pero no dejan ser piezas que encajan entre sí de manera que si necesitáis configurarlo de otra forma podéis hacerlo.

Como veis en la foto, la alfombra se compone de piezas muy grandes y no tienen troquelados en el centro: creedme, esto es infinitamente mejor, por experiencia. Sí que cada cuadrado puede dividirse en dos en diagonal pero no merece la pena. Se vende en cuatro colores básicos (gris, beige, rosa y azul bebé) así que en principio le encajaría a todo el mundo. Nosotros lo pedimos en azul porque como todos sabemos «el rosa es de pequeñas» (ojos en blanco de la que escribe).

El grosor es considerable (15 mm) y es mucho más firme que los que había visto hasta la fecha. Esto es fenomenal porque así no pasan tanto frío sentadas en el suelo y están mucho más cómodas.

Además la superficie es antideslizante y cuenta con unos dibujos con motivos infantiles. En mi caso sobran porque no estamos en edad, pero son monos. Es fácil de lavar y podemos pasar un robot de limpieza por encima sin problema para aspirarlo sin piedad.

En nuestro caso en el nuevo dormitorio no puedo permitirme mantenerla montada en cuadrado pero creo que buscaré la manera de dejar parte de la alfombra porque me gusta mucho y a las niñas más. Estéticamente no da el cantazo y la verdad es que le vamos a dar uso seguro. Si la idea era que mi hija tuviera mejor sitio y condiciones para jugar esto le va a ayudar sin lugar a dudas.

Esta alfombra es de fabricación española y cuenta con todos los controles de toxicidad, certificaciones, etc.

Si queréis comprar una podéis aprovechar el código MADRESFERA para obtener 10 euros de descuento en su compra online

Más información:

Walewskahttp://www.mamisybebes.com
Madre de dos niñas. Gafapastas. Cuqui de barrio. Me gusta tomarme la vida con humor. Cuando tengo un rato libre me abro un blog. Escribí Relaxing Mum of café con leche. Me gusta andar descalza, creo que los postres sin chocolate no son postres y soy compulsiva en todo lo que hago.

1 COMENTARIO

  1. Me estaba preguntando yo hasta qué edad se usan estos suelos, porque con la niña lo hicimos hasta los 3 años, pero veo que sigue habiendo mucha vida útil más allá. Con lo escandaloso que es mi churumbelito, lo visualizo acabando el instituto encima de la alfombra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe las entradas por email:

48,898FansMe gusta
14,131SeguidoresSeguir
7,302SeguidoresSeguir