sábado, diciembre 14, 2019
Bebés Puericultura Wob Uno: seguridad a contramarcha a un precio imbatible

Wob Uno: seguridad a contramarcha a un precio imbatible

Una de las cosas que más me fastidia oír es que muchos padres dicen «es que llevar a los niños a contramarcha es caro». Por un lado está el hecho de que nos parece mucho dinero invertir en un buen dispositivo de retención para nuestros hijos y en cambio compramos sin despeinarnos un carrito de paseo carísimo. Cada uno se gasta el dinero en lo que le da la gana, faltaría más, pero si queremos ahorrar en algo mejor hacerlo en el cochecito de bebé antes que hacerlo en la seguridad infantil.

Por otro lado está el hecho de que sí, es verdad, cuando llegó la contramarcha a nuestro país no lo hizo por la puerta grande. Esto ha sido una labor lenta, callada, y se ha ido comiendo terreno a otras opciones de manera progresiva. Esto de que ir a contramarcha es más seguro a un amplio sector le parece ahora mismo una obviedad, pero hace 6 o 7 años no lo era tanto para muchísima gente entre la que me incluyo… y eso que a mí el tema me ha interesado siempre. Había pocos modelos, que competían en un mercado feroz con las infames sillas con escudo o con sillas mirando al frente con arneses. Entonces sí era cierto: había poca oferta y por tanto los productos eran caros. Pero ese argumento ha quedado completamente desfasado a día de hoy. Comprar una silla a contramarcha para nuestro bebé no tiene porqué ser necesariamente más caro que hacernos con un modelo que mire al frente.

Hace unos meses os hablé de modelos de sillas a contramarcha que estaban muy bien de precio para aquellos que y hoy quiero hablaros de un modelo de silla a un precio imbatible. Se trata de WOB UNO.

WOB UNO

Vamos a empezar hablando del precio: Wob Uno es una silla a contramarcha con el plus test que cuesta 199 euros. Como veis, un precio más que asequible para quienes quieren llevar a sus peques seguros pero que tienen un presupuesto limitado.

Wob, garantía Klippan

Como cuentan en la página de Wob, fue en 1967 cuando Klippan, la marca de automóviles Volvo y el laboratorio de homologación sueco desarrollaron la primera silla a contramarcha con el convencimiento de que aquel dispositivo iba a convertir al más frágil del vehículo en el más protegido. Aquella silla sería sobre la que se fundamentaría la normativa sueca de homologación en 1973, ocho años antes que la europea.

En 2017 Klippan diseña la Wob Uno inspirándose en aquella silla con un objetivo claro: llegar a cuantas más familias mejor, ajustando el precio todo lo que se pudiera mientras se garantizara la seguridad. Por eso no es una silla barata a cualquier costa, sino es todo lo barata que puede ser cumpliendo su objetivo de seguridad. La Wob ahorra en lo supérfluo pero no escatima en el fondo.

Wob Uno

Características

  • Grupo 1 (9-18 kg)
  • Sistema de Retención Infantil ACM
  • Altura máxima 115/120 cm (dependiendo de la complexión y proporciones del niño)
  • Instalación UNIVERSAL con cinturón de 3 puntos de anclaje
  • Ángulo de reclinado de 45º
  • Sello PLUS TEST
  • Pata de apoyo al suelo y sistema anti-retroceso de lower tethers
  • Carcasa de plástico inyectado de primera calidad
  • Sistema de absorción de impacto (polipropileno y poliestireno expandido).
  • Perímetro reflectante
  • Solo disponible en color negro

La silla Wob Uno no podéis usarla desde el nacimiento porque es una silla del grupo 1, o sea, que tenemos que esperar a que el bebé pese 9 kilos para poderla usar. Llega hasta los 18 kilos que aproximadamente son unos 4 años. Este es mínimo que todos los niños deberían ir a contramarcha; sería mejor aguantar hasta los 25 kilos pero no hay demasiadas sillas del mercado que lo permitan y lamentablemente la Wob Uno no es una de ellas. En todo caso la barrera siempre son los 4 años que es cuando la fisonomía del niño cambia. Imprescindible hasta esa edad ir a contramarcha y a partir de ella todo lo que vayamos así mejor para ellos.

Como es una silla que tiene el PLUS TEST esto quiere decir que no puede ponerse nunca mirando al frente. Siempre se instala a contramarcha, con el cinturón y los lower tethers. Algunos pensáis que el isofix es un elemento de seguridad y que una silla con este sistema es más segura que una sujeta con cinturones. Esto es radicalmente falso. El isofix nos ayuda a la instalación; sólo hay que hacer clic y estamos seguros de que la silla está bien puesta. Con una instalación con cinturones no tenemos esta seguridad y es a priori más complejo, pero en muchas tiendas a contramarcha además de asesorarnos nos hacen la instalación, con lo que no debería ser un problema. Así que si tenemos una silla correctamente instalada da igual que sea con cinturones o con isofix.

Niña sentada en Wob Uno

La silla tiene un tamaño bastante compacto y no es de las sillas a contramarcha que más abultan en el asiento trasero. A pesar de ello, tiene un buen espacio para colocar los niños los pies cuando son más mayores como podéis ver en la foto a continuación. No os preocupéis por las piernas, los niños van perfectamente cómodos así.

Es importante que vayamos a una tienda a que nos asesoren en condiciones y a que prueben la silla en nuestro automóvil porque según cómo sea irán los niños más cómodos o menos. Por ejemplo esta es una silla que se ajusta mejor a los asientos rectos, si tienen un poco de inclinación el reclinado queda raro.

La complexión de los niños también es importante: hay sillas que tienen el respaldo más alto y más bajo o que son más anchas, así que según cómo sea nuestro hijo vamos a poderle sacar más partido o menos. En general las Klippan y la Wob Uno nos servirán mejor si los niños son altos y delgados, más que si son más regordetes. En todo caso, es mejor verlo en una tienda.

Es posible que para vuestro coche principal prefiráis una silla de grupo 1-2 que llegue hasta los 25 kilos para que los niños vayan a contramarcha el mayor tiempo posible, pero de todos modos la Wob Uno es una opción magnífica y asequible para ser utilizada como silla en el segundo coche o en combinación con otra silla.

¡Y recordad! Las sillas de seguridad TIENEN caducidad. Su vida útil son unos 10 años aproximadamente, menos si el coche está habitualmente al sol. Nunca compréis sillas de seguridad de segunda mano, no esta, en general, porque en caso de accidente la silla debería ser sustituida y no sabemos cuáles son las condiciones en las que esta silla está realmente.

Walewskahttp://www.mamisybebes.com
Madre de dos niñas. Gafapastas. Cuqui de barrio. Me gusta tomarme la vida con humor. Cuando tengo un rato libre me abro un blog. Escribí Relaxing Mum of café con leche. Me gusta andar descalza, creo que los postres sin chocolate no son postres y soy compulsiva en todo lo que hago.

2 COMENTARIOS

  1. Yo estoy súper feliz con mi mochuelo a contramarcha. Viaja en otra de las marcas más económicas con Plus Test, pero desde que descubrí la Wob Uno la ando recomendando a quienes se quejan de los precios de este tipo de sillas. Mi futuro sobrinito tiene todas las papeletas para estrenar una de estas en cuanto alcance el tamaño necesario.

  2. Desde que la anunciaron me pareció una idea maravillosa. Todavía hay muchas familias para las que el coste que tenían las sillas ACM era mucho. Y más cuando por ejemplo les vienen dos bebés de golpe. Con esto ya no les supone tanto problema. O como dices, está guay para tener de extra.

    Yo he barajado comprar una para tener en España para cuando no vamos con nuestro coche (que uno de los motivos de comprarlo y pegarnos los 2.000km de viaje, es entre otras cosas, ir con nuestras sillas. Ya que meterlas al avión me da pánico).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dos × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe las entradas por email:

49,143FansMe gusta
14,920SeguidoresSeguir
7,307SeguidoresSeguir