Cuando estás tú solo o en pareja viajar es tremendamente sencillo. Escoges un destino cualquiera y vas. Según sea nuestro presupuesto viajamos en un plan o en otro pero la verdad es que no tiene mucha complicación la cosa. En nuestra era prehijas viajamos un montón a destinos de lo más variado y con planes distintos. Pero con niños la cosa cambia mucho…

Tenemos la opción de irnos a un hotel con todas la comidas pagadas, pero francamente acaba saliendo por un pico para toda la familia y no está siempre la economía para esos excesos. Así que, especialmente cuando los niños son más pequeños o si vamos a un destino urbano donde no vamos a disfrutar tanto de las instalaciones del hotel, los alquileres vacacionales son una opción ganadora.

Cocina blanca

Hace unos años fuimos a Italia a conocer la Toscana. Fuimos con las niñas y mis padres así que alquilamos un apartamento que reservamos en Airbnb en la preciosa ciudad de Lucca, lo que nos permitía estar bien situados para todas las visitas que queríamos hacer. La verdad es que nos gustó mucho la experiencia. Nuestro anfitrión era encantador, la casa estaba fenomenal y para ser agosto nos salió a un precio más que razonable.

Logísticamente también nos hizo el apaño fenomenal. El primer día buscamos un supermercado para hacer la compra y a partir de ahí nuestra rutina consistía en desayunar en casa, comer en el destino aprovechando la magnífica gastronomía italiana y terminar cenando tranquilamente en casa a la vuelta.

vajillas de colores

Cuando viajamos con niñas mayores como las mías la verdad es que todo es más fácil porque comen lo mismo que nosotros, pero con bebés ir a un apartamento es comodísimo porque te permite organizarte a tu aire. Si son niños de BLW, bueno, pero si sois de los que les dais papillas y purés realmente es un rollo.

Recientemente ha tenido lugar un evento organizado por Airbnb en Barcelona en el que la nutricionista Jùlia Farré habló de las ventajas de reservar un alojamiento con cocina. Estas son algunas de los consejos que dio ella para sacarle el máximo provecho.

  • Nosotros somos los que ponemos los horarios. Venimos ahora de vacaciones de un lugar en el que los horarios no eran precisamente los españoles ¡y era un rollo! Alquilar un apartamento nos permite hacer las comidas a la hora que queramos sin depender de nadie más. Si un día nos vamos más pronto, fenomenal, y si volvemos más tarde, pues estupendo también. Somos los dueños de nuestro tiempo.
  • Inmersión cultural en familia: y es que hacer la compra en un país que no es el nuestro puede ser toda una experiencia familiar. En nuestro viaje a Italia descubrimos que chocolatear la leche no es tan habitual fuera de nuestras fronteras como en nuestro país, por ejemplo.
Fogones
  • Ahorro: disponer de cocina permite preparar algunas de las comidas para llevar si así lo deseamos.
  • Planificación: como en casa, lo mejor es planificar cómo, el qué y dónde vamos a comer para poder seguir llevando una dieta saludable aunque estemos fuera de casa. Podéis aprovechar los viajes

¿Cuáles son las ventajas que veis a los alojamientos vacacionales? ¿Habéis utilizado alguna vez Airbnb?

2 Comentarios

  1. El verano pasado estuvimos en la provincia de Valladolid y contratamos un chaletito en un pueblo cercano a la capital por Airbnb y la verdad es que la expericiencia fue fantástica, la anfitriona era un encanto y como bien has explicado el estar en una casa con cocina nos daba la libertad de desayunar y cenar lo que queríamos y a la hora que nos venía bien, las comidas las hacíamos en el lugar que visitábamos.

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.