Categorías
Ocio

Hotel Agua de los Mallos. Un remanso de paz para toda la familia

Este verano visitamos el Hotel Aguas de los Mallos en Murillo de Gallego (Aragón). Buscábamos tranquilidad y disponer de unos días para estar en familia.

Como os conté en 2020 teníamos previsto un viaje a Estados Unidos en familia que la pandemia echó para atrás. La verdad es que necesitábamos vacaciones como el comer, pero no nos atraía mucho la idea de marcharnos a hoteles muy concurridos. El verano pasado nos fuimos a Laguardia en La Rioja a un hotel spa chiquitito que nos encantó (éste), tanto que este 2021 buscábamos algo parecido: que estuviera cerca, que fuera pequeño, tuviera piscina y a ser posible spa. Y lo encontramos en la localidad de Murillo de Gallego, a apenas hora y cuarto de Zaragoza, el Hotel Aguas de los Mallos. Cuenta con 27 habitaciones con los Mallos de Riglos de fondo, en lo que de manera tan acertada como cursi suele denominarse un marco incomparable.

Nuestra habitación

Puede parecer una tontería pero no siempre es fácil dar con lo que quieres por un precio medianamente razonable. Nosotros tenemos dos hijas, este año con 11 y 14 años y ya no podemos acogernos a la opción de una habitación con camas supletorias. Ellas son de tamaño adulto y ya necesitamos un espacio un poco más grande para podernos encontrar cómodos. Evidentemente está la opción de pagar dos habitaciones, pero esto sí que dispara los costes un montón y preferimos buscar alternativas.

Para esto están genial las habitaciones familiares de las que disponen algunos hoteles. En su día estuvimos en una similar en el Hotel Eurostars Reina Felicia en Jaca y nos encantó la experiencia, así que cuando vimos que este hotel también disponía de ellas no nos lo pensamos.

Para que os hagáis a la idea, el hotel aprovecha la parte abuhardillada para colocar una zona extra en el altillo. Justo debajo está situado el baño que es muy amplio y agradable. Ahí hay dos sofá cama de buenas dimensiones y una cama sencilla extra. Además en la parte de abajo cuenta con una cama de matrimonio muy cómoda.

Esto hace que en la habitación pueda alojarse bastante gente de manera holgada. No estoy pensando tanto en grupos de amigos sino más bien en familias con varios hijos que siempre tienen quebraderos de cabeza sobre dónde meterlos. Ahí se está realmente bien sobre todo porque no tienes en ningún momento sensación de agobio.

Además también hay una cierta privacidad al estar las zonas separadas por bastante altura como veis en las fotos. No es que dé sensación de altura, es que realmente está bastante alto. Tanto arriba como abajo hay televisión.

Esto hace unos años hubiera sido la leche pero en realidad creo que es más útil saber que hay wifi gratuita en todo el hotel, así que podéis conectar las tablets sin problema. De todas maneras no olvidéis que estamos en plena montaña, así que aunque hay cobertura a veces puede ponerse un poco tonta. A mí no me pasó con mi tarifa de datos del móvil, he de decir. Una de las cosas que más agradecimos fue sin duda la pedazo de terraza que tienen las habitaciones. Eso sí, existe mucha diferencia entre que te dé a la zona de la entrada o a los Mallos. Todas las habitaciones familiares dan al lado de los Mallos, por cierto.

Servicios

Comida

El hotel es una de las referencias gastronómicas de la zona así que es una muy buena opción. Podéis alojaros en el hotel en varias opciones, sólo no es posible la pensión completa. Es cierto que con la pandemia se ha perdido la magia para los niños del buffet del desayuno, pero realmente si tienes hambre y quieres comer puedes hacerlo hasta el empacho.

Nosotros elegimos la versión media pensión porque nuestra intención al ir ahí era básicamente descansar y no hacer nada. No teníamos intención de ir a ningún sitio, de hecho apenas salimos del hotel. En mi humilde opinión no termina de estar bien planteado porque el menú de la cena es pantagruélico. Dos platos, enormes ambos y postre. No fuimos capaces de acabárnoslos nunca en los cinco días que estuvimos. Eso sí, una calidad excepcional. Comida sencilla pero riquísima y con un producto de altura.

Quizás hubiéramos agradecido poder comer eso al mediodía y una cena más ligera al anochecer, pero las reglas de la media pensión no lo contemplaban.

Terraza

Además del precioso restaurante del hotel el sitio cuenta con una terraza maravillosa.

En estas fotos la podéis ver tanto de día como de noche y lo cierto es que estaba siempre de bote en bote. El día que llegamos de hecho estaban con una celebración ¡y no se me ocurre un sitio más bonito donde celebrar cualquier cosa la verdad!

Ahí además de copas también se puede comer o cenar, más ligero eso sí, cosa que se agradece. De verdad, ¡qué bien se estaba ahí!

Piscina y spa

La piscina es esta que veis… no es especialmente grande, pero es que como os dije al principio es un hotel de 27 habitaciones así que realmente tampoco la utiliza demasiada gente. Tiene un gran pro, sobre todo situándose en la montaña y es que está climatizada así que se puede uno bañar muy a gusto. No hay cosa que más odie yo que el agua fría en las piscinas, supongo que es la edad. A mis hijas les da exactamente lo mismo.

El hotel cuenta con una zona de spa. No es especialmente caro, pero es que tampoco es mucho con lo que cuenta. Es lo más decepcionante del hotel con diferencia, sobre todo porque el resto está muy bien. El precio para estar hora y media está bien, no es caro, pero es que es difícil encontrar qué hacer en tanto tiempo. A pesar de todo lo disfrutamos, especialmente porque estábamos prácticamente solos. Si llega a haber mucha más gente otra cosa sería. Si vais con niños, al spa sólo podéis bajar por la mañana y hay que reservar previamente.

En conclusión…

Os recomendamos muy vivamente este hotel ¡nos encantó! Nos lo pasamos maravillosamente, descansamos y estuvimos en la gloria. Nuestro plan era de relax total pero Murillo de Gállego es un sitio famoso por la cantidad de cosas que pueden hacerse, tanto de excursiones como rafting, tirolina etc. Así que es un lugar fabuloso tengas el plan que tengas.

Nuestra recomendación eso sí es que si planeas comer en algún sitio que no sea el hotel reserves previamente porque intentamos ir al pueblo a un sitio y nos tuvimos que volver por estar lleno. ¡Si vais a visitarlo ya me contaréis!

Por Walewska

Madre de dos niñas. Gafapastas. Cuqui de barrio. Me gusta tomarme la vida con humor. Cuando tengo un rato libre me abro un blog. Escribí Relaxing Mum of café con leche. Me gusta andar descalza, creo que los postres sin chocolate no son postres y soy compulsiva en todo lo que hago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.